En las últimas horas, un colectivero de la línea 60 que había vuelto al trabajo se contagió de coronavirus y falleció. El chofer se había aplicado la primera dosis de la vacuna y tenía comorbilidades. Es la tercera victima fatal del COVID-19 en la empresa Monsa desde el inicio de la pandemia.

// Mirá también: UTA: se suspendió el paro de colectivos de corta distancia

Mediante un comunicado, sus compañeros expresaron: “Lo que pasó no fue una desgracia, sino el resultado de una política sanitaria deficiente que arriesga la salud”.

Línea 60 de colectivos. Foto: DYN/Ezequiel Pontontiero

Tras la muerte de Álvaro Pío Santillán, quien tenía 53 años y había sido licenciado por integrar el grupo de riesgo y que se había reintegrado luego de recibir la primera dosis, sus compañeros de trabajo exigieron la aplicación de protocolos estrictos, que se licencie al personal de riesgo y que se incluyan a los trabajadores de la actividad en el plan de vacunación.

Pío Santillán se contagió de coronavirus y contrajo neumonía, por lo que falleció poco después en el sanatorio Güemes.

Según sostuvieron los trabajadores “la primera semana de abril último y por presión de las cámaras empresarias se emitió la resolución conjunta 4/21 de las carteras de Salud y Trabajo, por la que los trabajadores mayores de 60 años y los grupos de riesgo debieron retomar las tareas luego de recibir la primera dosis de la vacuna contra el virus“.

“Los delegados y los trabajadores de Monsa línea 60 rechazaron esa medida, pero hasta ahora no obtuvieron respuestas. Desde el inicio de la pandemia el personal aplicó protocolos propios, presentó denuncias, exigió que se reforzaran las medidas sanitarias y cortó puentes de forma coordinada con otras líneas para demandar su inclusión en el plan de inmunización“, sostuvieron.

Sanatorio Güemes

// Mirá también: Llegó otro vuelo con vacunas Sinopharm y ya son dos millones de dosis nuevas esta semana

“Me desperté con seis llamadas perdidas, eran de la esposa de un compañero. Antes de que pudiera responder recibí una llamada más de su hijo que me confirmó lo que imaginaba: Álvaro Pío Santillán, compañero chofer de la cabecera Barracas, falleció en una cama del hospital Güemes a causa del coronavirus“, manifestó Santiago, un chofer de la línea 60 a través de su cuenta de Facebook.

En este posteo, añadió: “En la cabecera se repite una escena funesta: trabajadores preguntando qué pasó, trabajadores compartiendo la novedad, trabajadores lamentando la muerte de su compañero. Y bronca, mucha bronca. Es el tercer compañero de la línea que se muere a causa de esta pandemia, y nada indica que no se sigan muriendo otros“, señaló.

Con información de Télam.