La presidenta del Partido Socialista Mónica Fein tomó la posta que dejó el fallecido referente de ese espacio Miguel Lifschitz para construir un espacio de representación política que supere la grieta entre el oficialista Frente de Todos y Juntos por el Cambio con la convicción de que “hay que salir de las posiciones extremas y construir consensos para salir de la crisis” que transita la Argentina.

//Mirá también: Fein asumió la conducción del socialismo: “Buscaré seguir el legado de Binner y Lifschitz”

Esa es la premisa que trabaja con Roberto Lavagna; con el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, y con el ex ministro Florencio Randazzo, entre otros. Por lo pronto, el trabajo se centra en Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, y Mendoza, donde existen contactos con el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto. Es una tarea sin prisa, pero sin pausa, en la que aún no se habla de candidaturas.

En una entrevista con este medio, Fein brindó detalles sobre la reunión que mantuvo recientemente con Lavagna, sobre el rol de Randazzo y destacó que “la alianza con Schiaretti representa una alternativa a la polarización”.

¿Qué cuestiones analizaron con Lavagna?

MF - Nosotros en 2019 constituimos con él un espacio político. Dialogamos sobre la necesidad de construir alternativas que tengan una propuesta para la crisis actual. Hablamos sobre su visión de la economía, de la situación del trabajo, de la necesidad de dialogar con todos los sectores políticos y sociales que quieran aportar una mirada en común sobre cómo salir de esta crisis.

¿Se habló del rol de Randazzo como potencial candidato?

MF - Lavagna había tenido alguna reunión con Randazzo y yo estuve con él la semana pasada, pero no hablamos de candidaturas porque no hay candidatos todavía, es un diálogo más de la política, de las propuestas, de la necesidad de dialogar.

¿Cuáles son los pasos a seguir con Lavagna en la construcción de esta tercera vía?

MF - Seguir profundizando temas de trabajo, técnicos, algunas cuestiones de economía, algunos temas en los que nos interesa su mirada, su misión. En la reunión estuvieron también Alejandro “Topo” Rodríguez (diputado nacional por Consenso Federal) y Enrique Estévez (diputado nacional por el socialismo), que están trabajando juntos en distintos temas. Hablamos sobre la importancia que tenía ser serios en la Cámara de Diputados, actuar con responsabilidad para ayudar a salir de esta crisis y, de alguna manera, articular con todos aquellos que quieran poner una cuota de seriedad que a veces en la Cámara de Diputados, producto de las polarizaciones existentes, es tan difícil y dificulta los debates más concretos y adecuados.

¿En qué cuestiones observaron ustedes esa falta de seriedad que señala?

MF - Nos preocupa que en este momento tan complejo de la pandemia existan situaciones de no acuerdos, de no consenso sobre cómo abordar la pandemia; no tener una ley con consensos y tratar de sacarla con mayorías circunstanciales. Hay que trabajar para lograr procesos que nos permitan, en los momentos difíciles que estamos pasando, buscar acuerdos y consenso, y no mayorías que impongan.

¿En qué instancia se encuentra la relación con Schiaretti?

MF - En Córdoba tenemos una alianza provincial con Schiaretti, nos parece que también representa una idea de una alternativa a la polarización y vamos a seguir dialogando. Esperemos que sea parte de este proceso de diálogo. No estamos definiendo una decisión electoral sino un diálogo que aporte a una mirada que deje de hablar mal del otro y empiece a hablar sobre el futuro de la Argentina, y Schiaretti es un referente interesante para ese diálogo.

¿Creen que las posiciones extremas en el FdT y JxC son una oportunidad para buscar a los desencantados?

MF - Nosotros entendemos que las posiciones extremas le hacen mal a la democracia y los partidos tenemos que buscar la referencia de que la democracia es un debate de ideas, respetuoso, que la gente tiene que volver a confiar en los partidos, en la política y la democracia. Para eso hay que salir de estas posiciones extremas, de cualquier lado, que llevan a tensar y a generar procesos de no acuerdo ni consensos, ni diálogos. Nosotros creemos en algunos consensos para salir de la crisis y para eso se necesita una gran mayoría nacional que esté de acuerdo en llevar adelante una serie de procesos. Los que construyen los antagonismos extremos creen en eliminar al que no piensa igual y nosotros creemos en debatir, en llegar a consensos mayoritarios para salir adelante.

Por la Corresponsalía de Buenos Aires