Los rumores que empezaron a circular en los últimos días están próximos a confirmarse. Marcela Losardo dejaría en las próximas horas su cargo en el Ministerio de Justicia de la Nación. La funcionaria, amiga y socia jurídica de Alberto Fernández “se cansó de las internas con el kirchnerismo”, tras la fuerte arremetida de Cristina Kirchner contra la Justicia, según informó Clarín.

Ya tendría reemplazante. El diputado nacional Martín Soria, nacido Río Negro e hijo de Carlos Soria, exgobernador de Río Negro, ocuparía el lugar que dejaría vacante Losardo.

“Marcela no aguanta más, está podrida”, le aseguraron a Clarín desde Casa Rosada. Este sábado, el Presidente viajó a Mendoza para estar presente en la fiesta de la Vendimia y desde la provincia habría charlado con Losardo para ultimar los detalles de su salida.

Marcela Losardo, dejaría de ser la ministra de Justicia de la Nación. Foto: Federico López Claro

El Gobierno continúa con su pelea con la Justicia. Fue una semana intensa en donde el presidente cuestionó con dureza el tema ante la Asamblea Legislativa, en el marco de la inauguración del período de sesiones ordinarias del Congreso Nacional.

Tras el discurso presidencial, el senador Oscar Parrilli quien pidió crear una comisión bicameral para investigar e interrogar a jueces. Recibió el apoyo de todos los voceros habituales del kirchnerismo, como la asesora jurídica del Senado, Graciana Peñafort.

Al día siguiente, Losardo salió a bajarle el tono a esa comisión. “Lo que hará la Bicameral será estudiar el funcionamiento del Poder Judicial, hacer propuestas, citar a audiencias públicas. No va a poder sancionar jueces, eso no es constitucional”, manifestó después de los dichos de Parrilli.

Martin Soria sería el reemplanzante. Foto: Clarín

Sus palabras llamaron la atención. En diálogo con Clarín, una fuente cercana a la ministra aclaró: “Marcela nunca habla si no habla antes con Alberto”. Estos dichos molestaron al Instituto Patria, ya que la abogada forma parte del lote de “funcionarios que no funcionan” para Cristina Kirchner. Este episodio habría sido la gota que rebalsó el vaso para que Losardo deje su puesto.

Cuando desembarcó como ministra de Justicia, tuvo una aceptación generalizada en Comodoro Py. Muchos conocen allí de su carrera como secretaria de Justicia, su paso por el Consejo de la Magistratura y su formación. Losardo era para muchos integrantes del Poder Judicial, la persona con la que se podía pensar en avanzar con las reformas que el sector necesita.

La salida de la cartera impactó en los Tribunales de Retiro. Las renuncia es vista por muchos integrantes del Poder Judicial, como “un golpe al corazón del Presidente y una mala señal”, según publicó Clarín.