En el marco de su gira por Europa para conseguir apoyo ante el FMI, el presidente Alberto Fernández se reunió con el papa Francisco este jueves en el Vaticano. El mandatario argentino y Bergoglio mantuvieron una audiencia a solas durante 25 minutos en el estudio del Aula Pablo VI.

// Mirá también: Tras conseguir el apoyo político de Francia, Alberto Fernández visita al papa Francisco en el Vaticano

Durante el encuentro, Francisco y Fernández realizaron el tradicional intercambio de regalos, luego el Papa saludó a cada uno de los integrantes de la comitiva oficial argentina.

El presidente Alberto Fernández visitó al papa Francisco en el Vaticano.Presidencia

Según informaron fuentes oficiales, entre los regalos que le llevó Fernández al pontífice, se encontraban productos orgánicos de miel elaborados por jóvenes recuperados de adicciones que integran el Hogar de Cristo de la villa 31.

También le entregó a Francisco una medalla por el aniversario de la guerra de Malvinas , una estola de la basílica de San José de Flores, una estatuilla de San José, una colección de la Divina Comedia traducida y un libro biográfico de Discépolo.

Por su parte, el papa Francisco le entregó al mandatario argentino un mosaico con la imagen de un hombre y una mujer que “responde a la invitación del Señor en el Génesis”, cultivando y cuidando la tierra. Junto al mosaico hay una escritura que dice: " Que el fruto de la tierra y la obra del hombre se convierta para nosotros en alimento de vida eterna “.

Bergoglio también le obsequió a Fernández escritos suyos y el último mensaje de la Jornada Mundial por la Paz.

Obsequio de Francisco a Alberto Fernández.

// Mirá también: El Gobierno sostiene su postura ante Israel y recibe críticas de la oposición

Cabe recordar que el primer encuentro entre el papa Franciso y Alberto Fernández, como presidente, se había dado el 31 de enero de 2020, solo 50 días después de que asumiera la presidencia en Argentina.

En aquella oportunidad, la reunión duró 44 minutos y también contó con intercambio de regalos. El Papa le obsequió al Presidente una escultura de hierro con una leyenda grabada que decía: “Sean mensajeros de Paz”. “Eso es lo que quiero de ustedes, que sean mensajeros de paz”, dijo el pontífice a Fernández y la primera dama.

El Pontífice además de entregó los cinco libros que escribieron, entre ellos, Gaudate et exultaste; que incluye la oración del buen humor de Santo Tomás Moro “No pierda el humor. Siempre se lo digo a los políticos. Si lo pierde, mírese al espejo”, le expresó.

Por su parte, el mandatario argentino le obsequió a Bergoglio una estatua del negrito Manuel, un telar y dos libros sobre los cafés de Buenos Aires y un calendario inclusivo de la Granja Andar.