La nave espacial Mars 2020 de la NASA, con el rover Perseverance y el helicóptero Ingenuity Mars dentro, se posó en marte a las 17.56 de Argentina y de inmediato emitió señales de que comenzó a funcionar en la superficie del planeta rojo.

Estoy a salvo en Marte. La perseverancia te llevará a cualquier parte”, tuiteó la NASA sobre la misión enviada para buscar rastros de vida en el planeta rojo.

La NASA además publicó en la cuenta de Twitter de Perseverance una foto en blanco y negro tomada desde el dispositivo que muestra la superficie granulosa del cráter de Jezero, en el hemisferio norte de Marte.”Hola Mundo. Mi primer vistazo a mi hogar para siempre”, expresó el tuit.

Los vítores estallaron en el control de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por su sigla en inglés) de la NASA cuando los controladores confirmaron que el rover Perseverance, con el helicóptero Ingenuity Mars unido a él, aterrizó de manera segura en Marte.

La agencia espacial estadounidense informó en su página web que los ingenieros están analizando los datos que fluyen desde la nave espacial.

Miembros de la NASA festejan la llegada de la misión Perseverance a Marte (Foto: EFE/EPA/NASA/BILL INGALLS)

Lanzado el 30 de julio de 2020, el rover Perseverance buscará señales de vida microbiana pasada, recolectará muestras selectas de rocas y sedimentos para su envío futuro a la Tierra, caracterizará la geología y el clima de Marte y allanará el camino para la futura exploración humana más allá de la Luna.

Este es el quinto rover de la NASA en Marte y el noveno aterrizaje en el planeta rojo.

Perseverance también transporta un experimento tecnológico, el helicóptero Ingenuity Mars, que intentará llevar a cabo el primer vuelo controlado y con motor en otro planeta.

La nave Perseverance tiene el tamaño de una camioneta urbana y pesa una tonelada. Está equipada con un brazo robótico de dos metros y tiene 19 cámaras, dos micrófonos e instrumentos de tecnología de punta.

“Para citar a Carl Sagan”, dijo Gentry Lee, ingeniero jefe de la Dirección de Ciencias Planetarias del JPL, “‘si vemos un erizo mirando a la cámara, sabríamos que hay vida actual y ciertamente antigua en Marte, pero basada en nuestras experiencias pasadas, tal evento es extremadamente improbable”.

”Las afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias y el descubrimiento de que existía vida en otras partes del universo ciertamente sería extraordinario”, añadió.

Los científicos de la misión Mars 2020 creen que el cráter Jezero, el sitio de aterrizaje de Perseverance, podría albergar tal evidencia; saben que hace 3.500 millones de años, Jezero era el sitio de un gran lago, con su propio delta del río, y creen que si bien el agua puede haber desaparecido hace mucho tiempo, en algún lugar dentro del cráter de 45 kilómetros de ancho, o a lo largo de su borde de 610 metros de altura, biofirmas de que la vida una vez existió allí podrían estar esperando.

Con información de Télam