La diferencia de precios a lo largo y ancho del país se siguen sintiendo y en el mes de noviembre la dispersión en algunos productos superó el 400 %. Las mayores diferencias se encuentran en las frutas y verduras donde las variaciones entre provincias van desde un 87 % al 465,7 %. La canasta de alimentos más cara, se volvió a comprar en Ushuaia y la de menor valor en San Luis. Ahora que se empezó a habilitar el turismo en varias provincias, los precios en las góndolas de los supermercados son un factor más a analizar antes de definir a donde se vacaciones.

Los precios en los supermarcados aumentaron en todo el país.Archivo Los Andes

Estas comparaciones de precios fueron hechas nuevamente en 21 nodos de Vía País, durante la última semana de noviembre, para la misma se utilizó una lista compuesta por 45 productos pensados para el consumo mensual de una familia de clase media compuesta por cuatro integrantes. En la capital de Tierra del Fuego se pagó 31.948,69 pesos; un 32,5 % más que lo que pagaron los puntanos por estos productos ($24.111,54).

Si comparamos los montos de este mes con los de octubre detectamos que el mayor aumento se registró en Corrientes: de un mes al otro se pagó un 13,3 %, que traducido al impacto en el bolsillo, los correntinos pagaron $3.055.28 más en noviembre por los mismos productos. Mientras que los precios bajaron levemente en Rosario (1,8 %).

Mayores aumentos y dispersión de precios en las frutas y verduras

Si nos enfocamos solo en el bolsón de diez variedades entre frutas y verduras, el valor de este en Ushuaia fue de $5.911,54, mientras que en San Juan se pagó 2.609,54 pesos menos. A pasar de que los sanjuaninos fueron los que menos pagaron, su bolsillo sintió la diferencia en relación a lo que les costó en octubre: el aumento de un mes al otro fue del 22,9 %, que se equivale a $ 616,84. Un aumento similar se dio en Mar del Plata (22,3 %) pero en “La Feliz” se pagó $821,24 más por el bolsón.

La dispersión en los precios de estos productos se notó en todo el país, siendo el anco el que mayor diferencia presentó: en las góndolas de Río Primero se pagó un 465,7 % más que en San Juan, es decir, se pagó $139,95 más en la localidad cordobesa. Diferencia similar se registró en el precio de la cebolla, que en Ushuaia se pagó 122 pesos más (451,8 %) que en suelo sanjuanino, mientras que los sureños pagaron un 334,2 % más que los mendocinos por el kilo de lechuga.

Frutas y verduras son las que mayor dispersión presentan (Verdulería Los Martínez)

Las diferencias entre las góndolas de cada provincia en este rubro van del 87 % hasta superar el 450 %, pero si lo traducimos a pesos el kilo de papa y la zanahoria, son las que menor diferencia presentan: en La Plata se paga $67,88 más que en San Juan por el kilo del primero y en Rosario se paga en promedio 69,10 pesos más por el kilo de zanahoria en comparación con la misma ciudad.

Los que mayor dispersión en pesos presentan, luego de los antes mencionados, son el tomate y la manzana. Los marplatenses pagan en promedio 173,63 pesos más que los cordobeses de San Francisco por el primero, mientras que por la misma cantidad de manzanas en esta localidad de Córdoba se paga $120,07 más que en la capital de la provincia de Buenos Aires.

Los cortes de carne presentan diferencias que superan los $200

Si analizamos los porcentajes, la mayor variación en el valor que los consumidores de cada provincia pagan por diferentes cortes de carne se ve en el costillar o tira de asado. En la capital de Tierra del Fuego se paga un 134,7 % más que en Paraná, esta diferencia es de $430,50 en términos que el bolsillo siente. Pero el resto de los cortes que forman parte de este relevamiento no se quedan atrás:

  • El kilo de jamón cocido cuesta $421,67 más en La Plata, si lo comparamos con el precio promedio que se registró en la capital correntina.
  • Un kilo de nalga de novillo se paga $249,9 más en promedio en las góndolas de Ushuaia, comparados con el menor valor registrado en Rosario.
  • La carne picada común, en promedio se pagó $199,05 más en Caleta Olivia que en las góndolas de Rosario.
  • El pollo es el que menor dispersión presenta pero en Mendoza pagaron un 78,6 %, es decir, 83,20 pesos más que los sanjuaninos.
Los cortes de carne, salvo el pollo varían entre 200 y 420 pesos.Archivo Los Andes

El jamón cocido fue lo que más aumentó de un mes al otro: en La Plata pagaron en promedio por un kilo de este producto $429,97 pesos más. Lo siguen la nalga y la costilla, ambas subas máximas se registraron en Corrientes: $309,10 y $313,41 respectivamente. La cara contraria de esto son bajas en dichos productos: en San Luis el jamón se pagó un 16,1 % menos a comparación de los valores de octubre, mientras que la nalga bajó un 5,1 % en suelo mendocino y la costilla un 8,4 % en Rosario.

Salvo en la lavandina, se siente la dispersión en los productos de higiene y limpieza

En Mar del Plata, el detergente se pagó un 267,9 % más en comparación con el precio promedio registrado en la provincia de Córdoba, más precisamente en San Francisco. Traducido en pesos la diferencia es de $137,46. El segundo producto que mayor diferencia presenta entre las góndolas provinciales son las toallitas femeninas: en Punta Alta se pagaron un 193,3 % más que en Río Primero.

El detergente es el producto con mayor variación.

Si hablamos de la brecha entre los precios traducida en pesos, los pañales son los que mayor dispersión presentan en promedio ya que los puntaltenses pagaron $389,03 más en comparación al valor promedio que se registró por el paquete en San Luis. En este rubro y en el contexto de pandemia el producto más demandado para la limpieza de los hogares es la lavandina: que presenta una dispersión del 49,7 % si comparamos los precios de Ushuaia con los de San Francisco, y lo que se pagó más en el sur traducido a pesos es de 20,33.

El aceite, la yerba y el pan son los que mayores diferencias presentan

El rubro “almacén” es el que valores más variados presenta pero son productos esenciales en los hogares argentinos los que mayor dispersión muestran. Por ejemplo: la docena de huevos se pagó casi $100 más en Mar del Plata, tomando como referencia el valor más bajo que se vio en las góndolas de San Juan ($98,50); monto similar se nota en los precios de la mayonesa: que en “La Feliz” se pagó $93 más que en la ciudad de San Luis. El Top 4 de la dispersión de precios en noviembre queda así:

  1. El kilo de pan en Ushuaia se pagó en promedio 176,6 % más que en Corrientes. En la ciudad del fin del mundo este producto se consigue a $166, cien pesos más caro que en la capital del Chamamé.
  2. Una botella de 1,5 litros de aceite en San Francisco se pagó en promedio un 136,2 % más que en la capital fueguina. La diferencia en pesos es de $167,7.
  3. Café para filtro en promedio se pagó en Río Primero un 113,7 % más que en Corrientes.
  4. El paquete de yerba los rosarinos lo pagaron en promedio $110,70 más que los puntanos ($231,45), esta dispersión es del 47,8 %.
La yerba más cara se encontró en las góndolas de Rosario.

En cuanto a los aumentos en comparación a los valores de octubre, el pan aumentó un 141,5 % en San Juan, es decir que el sanjuanino pagó por el mismo alimento 90,84 pesos más. Una suba similar se dio en el aceite para los vecinos de San Francisco: pagaron $86 más por la botella de 1,5 litros de un mes al otro.

Y si tomamos los valores que se registraron en las góndolas durante el mes de agosto, los aumentos más significativos se dieron en el café para los vecinos de la ciudad de Río Primero (123,1%), la sal y aceite en Corrientes (113 % - 92,1%) y el pan en Mar del Plata (85,6 %). En Argentina los precios no son estables y dependiendo la situación económica, el momento del año, estos aumentan o bajan, esto queda a la vista ya que el pan en Paraná, por ejemplo, bajó en promedio un 45,5 %; o el valor del paquete de tallarines descendió un 36,2 % en Río Primero.

El precio del queso cremoso varía hasta casi $300 entre las provincias

En Ushuaia el kilo de queso cremoso se pagó en promedio $291 más que en Mar del Plata, un número que impacta en el bolsillo ya que este fue el único lácteo que aumentó en la ciudad sureña un 57,3 % de octubre a noviembre, el resto de los productos que forman parte del relevamiento no sufrieron modificaciones.

La manteca es la segunda que mayor dispersión presentó en noviembre en las góndolas “de frío”: en Mar del Plata se pagó un 95,29 % más que en Rafaela. La diferencia en pesos es de 98,89 ya que en la “Perla del Oeste” se consigue en promedio por un valor de 103,77 pesos. El mayor incremento de un mes a otro se dio en Posadas: el paquete de 200 gramos se pagó en promedio un 28,3 % más en noviembre.

La dispersión se siente en el bolsillo. Foto: Mariana Villa/ Los AndesMariana Villa | Los Andes

Este relevamiento, que sigue una metodología propia –no equiparable con la de un organismo especializado en medición de precios–, se propone analizar la evolución mes a mes de los costos en las góndolas a lo largo y ancho del país. La lista de productos se puede ver acá.