Frente a la residencia presidencial de Olivos, durante la protesta contra el Gobierno del sábado a partir del escándalo por las vacunas VIP se produjeron ataques de gremialistas a manifestantes. A raíz de estos hechos, diputados de Juntos por el Cambio hicieron una presentación penal contra los agresores.

A pesar de la presencia de infantería, Caballería, Grupo de Apoyo Departamental (GAD) y Policía Federal, los efectivos debieron armar un cordón para separar y evitar que los cruces entre los grupos se tornara más violento. Entre los agresores se pudo ver a afiliados del sindicato de Fleteros (SIUNFLETRA) con camisetas que los identificaban con esa organización, liderada por Mario Pereyra.

En su denuncia penal, los legisladores indicaron que los sindicalistas “comenzaron a insultar, amenazar y golpear a los manifestantes, que actuaron ordenada y pacíficamente” y detallaron que todo “quedó registrado en un video que se hizo viral, donde se puede ver a uno de los individuos identificados con este gremio arremeter a golpes de puño contra una persona mayor de edad”.

Además, advirtieron que el agresor no fue detenido por la policía “sino que se le permitió reincorporarse al séquito de individuos apostados en el lugar como grupo de choque”.

Entre los pedidos que hicieron los diputados se encuentra el requerimiento “en forma urgente de las filmaciones de las cámaras de seguridad, municipales y correspondientes a la seguridad de la Quinta Presidencial apostadas sobre las arteras que la rodean”.

También se solicitó el allanamiento al sindicato de Fleteros para “individualizar” a los acusados de la agresión y que se incorporen a la causa videos y fotos publicados por medios de comunicación digitales, según publicó en Twitter el legislador de Juntos por el Cambio Waldo Wolff.