Gaza e Israel vivieron este domingo la séptima jornada de su peor escalada bélica desde 2014 con un casi constante intercambio de fuego entre las milicias y el Ejército israelí, sin que en la región trascendieran detalles oficiales de avances hacia una posible tregua que los EE.UU. y otros actores buscan impulsar.

//Mirá también: Estados Unidos advirtió a Israel que la seguridad de los medios es “crucial” tras el ataque en Gaza

Tras una madrugada de intensos bombardeos de represalia israelíes sobre Gaza y otra ráfaga de cohetes lanzados por las milicias hacia Tel Aviv y el centro del país, el grado de enfrentamientos fue relativamente menor durante el día, pero las alarmas antiaéreas no dejaron de sonar en localidades de Israel cercanas a Gaza, y el Ejército israelí siguió con ataques contra posiciones de Hamás.

A su vez, pese a la presencia de Hady Amr, enviado del presidente de EE.UU., Joe Biden, que busca contener la escalada, no se informó de progresos hacia un alto el fuego que acabe con una escalada que estalló el lunes y llevó de nuevo a la región a una fuerte crisis.

Un palestino lleva el cuerpo sin vida de su hija tras sacarlo de entre los escombros de un edificio destruido en un ataque aéreo en ciudad de Gaza.(EFE/ HAITHAM IMAD)

En Gaza, la cifra de muertos desde el inicio de las hostilidades ascendió este domingo a al menos 197, incluidos 58 menores y 34 mujeres, y los heridos superan los 1.235, informó el Ministerio de Sanidad.

Entre los fallecidos hay 42 civiles muertos de madrugada tras intensos bombardeos israelíes en el barrio de Rimal, donde hoy siguieron las tareas de rescate de decenas de personas que seguían atrapadas entre los escombros de cinco edificios destruidos.

En Israel, por su parte, hoy no hubo muertos. Hasta ahora, 10 personas fallecieron. De estas, ocho -entre ellas dos menores- murieron por impactos de cohetes, y dos tras caerse cuando corrían a refugiarse. Casi 300 israelíes resultaron también heridos.

Benjamín Netanyahu: la campaña actual “todavía llevará tiempo”

Asimismo, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, instó en la jornada dominical a seguir con los ataques de represalia contra los grupos islamistas Hamás y Yihad Islámica, que lanzaron más de 3.100 cohetes desde inicios de la semana.

De estos, 450 fallaron y cayeron dentro del enclave, mientras que el sistema antiaéreo Cúpula de Hierro interceptó en torno a 1.210.

//Mirá también: Israel bombardeó un edificio donde funcionaban oficinas periodísticas

Según el Ejército israelí, se trata de la ola de disparos desde Gaza más intensa que el país sufre en su historia, con un porcentaje mayor que en las guerras de 2014, 2012 y 2008-09. Las fuerzas armadas también estiman que han matado a al menos 75 milicianos de Hamás y a “docenas” de Yihad Islámica en múltiples ataques.

Benjamín Netanyahu: la campaña actual “todavía llevará tiempo”Twitter | Twitter

“Nuestra campaña contra las organizaciones terroristas sigue con toda su fuerza”, aseguró Netanyahu, que remarcó que Israel exige que Hamás pague “precios muy altos por su intolerable agresión”.

Según agregó, las fuerzas armadas “han realizado ataques contra más de 1.500 objetivos en los últimos días” para “restaurar la tranquilidad y la seguridad” de los israelíes. Además, advirtió que la campaña actual “todavía llevará tiempo”.

Escombros en Gaza

La jornada estuvo marcada también por los crecientes rastros de destrucción en Gaza, donde los daños materiales y el paisaje de escombros de edificios parcial o totalmente demolidos es la tónica.

Los bombardeos “han destruido 76 edificios”, unas 725 viviendas “han sufrido daños importantes” y otras 4.134 “daños menores”, según datos de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). Según concretó en un informe, escuelas, carreteras y otras infraestructuras también se han visto dañadas.

Unas personas observan los escombros del edificio residencial Yazegi destruido por un bombardeo de Israel en Gaza.AP

A su vez, según informó la Agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA), más de 38.000 personas se refugiaron en sus escuelas tras evacuar sus hogares por temor a ataques aéreos.

Egipto también decidió abrir este fin de semana el paso de Rafah, que conecta Gaza con el Sinaí egipcio, para trasladar a palestinos heridos a sus hospitales en ambulancia, mientras que España y países europeos intentan evacuar a palestinos con doble nacionalidad que viven en el enclave y pidieron obtener un permiso de salida.