En medio de la violenta escalada entre Israel y Palestina en la Franja de Gaza, el Papa Francisco calificó de “terrible e inaceptable” la pérdida de tantas vidas inocentes. El conflicto acumula 202 muertes y más de 550 heridos.

//Mirá también: Franja de Gaza: al menos 33 muertos este domingo y continúan los ataques

Este domingo, el Sumo Pontífice lamentó la violencia que está ocurriendo entre las milicas en Medio Oriente. “En estos días, los violentos enfrentamientos armados entre la Franja de Gaza e Israel han tomado el relevo y corren el riesgo de degenerar en una espiral de muerte y destrucción”, dijo tras su oración Regina Caeli.

“Numerosas personas han resultado heridas y muchos inocentes han muerto. Entre ellos hay niños, y esto es terrible e inaceptable. Me pregunto: ¿a dónde llevarán el odio y la venganza? ¿Realmente creemos que podemos construir la paz destruyendo al otro?”, prosiguió el papa argentino.

Funeral de dos mujeres y ocho niños de la familia Abu Hatab en Ciudad de Gaza. Murieron en un ataque aéreo israelí. (AP)Khalil Hamra | AP

De los 181 palestinos fallecidos a causa de los ataques aéreos israelíes, 52 son niños menores a 18 años. “Hago un llamamiento a la calma y, a quienes tienen la responsabilidad de hacerlo, a detener el estruendo de las armas y a recorrer los caminos de la paz, también con la ayuda de la Comunidad Internacional”, insistió.

//Mirá también: Alberto Fernández visitó al papa Francisco en el Vaticano: “Expresó su idea de apoyarnos en todo lo que pueda”

El conflicto entre Israel y Palestina comenzó hace más de 70 años luego de que el país hebreo ocupe territorios de sus vecinos fronterizos. Sin embargo, se avivó recientemente luego de que la policía sionista reprimió a manifestantes palestinos que intentaron ingresar a la llamada Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén Este, territorio dominado por el agresor desde 1967.

Ataques aéreos israelíes contra un edificio en Gaza. (AP)Hatem Moussa | AP

El papa también puso de manifiesto la violencia que ha surgido en las ciudades “mixtas” israelíes, donde cohabitan judíos y palestinos con ciudadanía israelí. Las protestas comenzaron dentro de Israel para evitar que los colonos judíos expulsen de sus hogares de manera forzosa a familias palestinas.

“El aumento del odio y la violencia que está envolviendo a varias ciudades de Israel es una grave herida a la fraternidad y a la convivencia pacífica entre los ciudadanos”, señaló. “Será difícil de curar si no hay una apertura inmediata al diálogo”.