Ricardo Omar Almirón, el enfermero que cuidaba a Diego Armando Maradona durante el turno noche y madrugada en la internación domiciliaria previa a su muerte, complicó este lunes la situación de su jefe Mariano Perroni, de la médica de la prepaga Nancy Forlini y de la psiquiatra Agustina Cosachov.

// Mirá también: Leopoldo Luque dijo que se “responsabiliza” de lo que hizo por Diego Maradona antes de su muerte

Según informaron fuentes judiciales, el enfermero afirmó que ninguno de estos tres imputados se preocupó por la situación cardiológica del paciente, ni le dieron la historia clínica del “10”.

Tras declarar durante cinco horas, Almirón (38) también reveló que él entregó sin la firma del paciente y cuando ya había fallecido, una serie de planillas que luego aparecieron con la supuesta firma del exDT de Gimnasia, por lo que los fiscales investigarán si hubo en estos documentos una falsificación de la firma del “10”.

Diego Maradona falleció en su casa del barrio San Andrés

Durante esta semana también fueron citados como imputados la enfermera Dahiana Gisella Madrid de 36 años y el supervisor Ariel Perroni de 40 años. Las indagatorias serán en la sede de la Fiscalía General de San Isidro, en la calle Acassuso 476, y estarán a cargo del equipo de tres fiscales que firma la causa: Cosme Iribarren, Patricio Ferrari y Laura Capra.

Las tres personas trabajaban para la empresa “Medidom”, tercerizada por la prepaga Swiss Medical para el cuidado domiciliario de Maradona en la casa del country San Andrés de Tigre, donde había sido trasladado para una supuesta internación domiciliaria y donde falleció el pasado 25 de noviembre.

Con la asistencia del defensor Franco Chiarelli, Almirón fue indagado según indica la acusación ”en clara complicidad con la finalidad delictiva del plan que ejecutaban los restantes imputados, realizaron chequeos y/o revisaciones deficitarias, ya sea porque no los hacían debidamente o bien porque omitían siquiera ingresar en la habitación”.

Y agrega: “Los días previos no pudieron advertir los signos y síntomas compatibles con insuficiencia cardíaca que ya eran evidentes y detectables”.

// Mirá también: La emotiva publicidad sobre Diego Maradona en la previa a la Copa América

El miércoles 16 de junio, a las 12, en tanto, será la indagatoria de Madrid, la enfermera del turno mañana y tarde, quien estará representada por el abogado Rodolfo Baqué y afronta la misma acusación que su colega Almirón.

La causa por la muerte de Diego Maradona sigue adelante. (Fotobaires / Archivo)

Para el viernes 18 próximo se prevé la indagatoria del supervisor Ariel Perroni, quien era coordinador de enfermeros de la empresa “Medidom”. Con el patrocinio del abogado Miguel Ángel Pierri, el supervisor será interrogado por los fiscales, que le imputan que “teniendo pleno conocimiento de lo que se hacía y de lo que no, en especial del manejo de los enfermeros para con el paciente, completó las planillas de las correspondientes atenciones, omitiendo plasmar sus asientos de forma completa y adecuada, consignando deliberadamente información que no se condecía con el real estado y atención médica que Diego Armando Maradona recibía”.

”El imputado, a sabiendas de la situación de peligro que creaba su comportamiento, apareciendo el resultado como previsible y evitable (...), demostró un comportamiento desinteresado e indiferente frente a la situación de emergencia”, indicaron.

Para los investigadores judiciales, Perroni, “con la intención de ocultar su accionar, los dos enfermeros Madrid y Almirón, en connivencia con Perroni, consignaron falsamente en la hoja de enfermería, que el paciente había sido revisado en diversas oportunidades”.

Si bien la autopsia determinó que el “10” murió a raíz de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada” y descubrieron en su corazón una “miocardiopatía dilatada”, fueron sumándose a la causa elementos que llevaron a los pesquisas a pensar que ese desenlace pudo haberse evitado si el equipo médico hubiese actuado de manera eficiente.

Con información de Télam.