Recién lanzado oficialmente como candidato a diputado nacional, el exministro del Interior de Cristina Kirchner, Florencio Randazzo, anticipó que no le teme a enfrentar a Máximo K en la Provincia de Buenos Aires. “La política no es hereditaria”, sostuvo.

//Mirá también: Florencio Randazzo: “Estamos haciendo una alianza y voy a ser candidato”

“No tengo problemas personales con Cristina, yo no estoy de acuerdo con la mirada que tiene Cristina de hacia dónde tiene que ir la Argentina. Es una dirigente importante para la política argentina pero está claro que la mayoría de los argentinos no está de acuerdo en el rumbo que plantea”, agregó Randazzo en “A dos voces”, de TN.

Los servicios públicos del Estado son cada vez peores, no tiene promoción del desarrollo, la inflación no nos permite crecer ni crear empleo”, sumó. Randazzo fue Ministro del Interior entre el 2007 y el 2012 y, luego de la Tragedia de Once, Ministro del Interior y Transporte de la Nación desde el 2012 hasta el 2015.

El precandidato despejó también los rumores de una reunión con el Presidente. “Es absolutamente falso que me reuní con Alberto Fernández. Lo vi por última vez en la campaña del 2019. Y a Cristina en 2017 cuando me ofreció ser candidato y le dije que no porque ya no compartía su visión”, detalló.

Sobre haber sido defraudado por los últimos presidentes, sostuvo que con Mauricio Macri nunca tuvo expectativas. Sobre Fernández, dijo: “Está claro cuáles son los resultados. Alberto Fernández no respondió a las expectativas que tenía la mayoría de los argentinos”.

//Mirá también: Randazzo reapareció con críticas a Alberto Fernández: “Estamos armando una alternativa de gobierno de cara al 2023”

Y sobre Máximo Kirchner, jefe del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, expresó: “Lo conozco muy poco, he charlado dos veces. Yo creo que la política no es monárquica, no es hereditaria”. Y sumó: “No tengo miedo a enfrentar la búsqueda de soluciones”.

Mientras que para Juntos por el Cambio la candidatura de Randazzo es funcional al Gobierno, similar a lo que se dio con Roberto Lavagna, dentro del Ejecutivo temen que capte parte de los votos de un supuesto votante más “moderado” que simpatiza con el Presidente.

“Lo que no quieren es que haya una oferta electoral diferente. No voy por ninguna avenida del medio, voy por otro camino. El camino al que nos han conducido estas dos fuerzas políticas llevaron al mismo resultado”, cerró Randazzo.