Hasta el momento se contabilizan al menos 44 fallecidos y cerca de 150 heridos tras la estampida en una fiesta religiosa judía de Lag Baomer, en monte Merón, en el norte de Israel, que ocurrió el jueves. Los videos en redes sociales reflejan la desesperación y las corridas del trágico momento.

//Mirá también: Israel podría ser el primer país en lograr inmunidad colectiva frente al coronavirus

El servicio de rescate Magen David Adom (MDA) —equivalente a la Cruz Roja— informó que los paramédicos atendieron a más de 150 heridos, que fueron trasladados a hospitales de Jerusalén, Nahariya, Safed, Haifa o Tiberias. Para ello, el MDA dispuso seis helicópteros y decenas de ambulancias.

Para atender la situación, el Ministerio de Transportes envió más de 300 autobuses para que trasladen a los fieles, mientras la Policía y los soldados israelíes participan también en el rescate, informa The Jerusalem Post.

Por su parte, el ministro de Seguridad Pública, Amir Ohana, manifestó que muchas de las víctimas mortales “aún han de ser identificadas”. “Como resultado, hay muchas familias que aún no son consciente (del fallecimiento de sus seres queridos)”, agregó.

Asimismo, Ohana, cuya oficina supervisa la Policía, ha manifestado que los agentes están trabajando para despejar las carreteras en la zona para permitir la evacuación de las víctimas y de las decenas de miles de personas que están en el lugar, según el diario The Times of Israel.

Por su parte, el fiscal general de Israel, Avichai Mandelblit, anunció que el Departamento de Investigaciones Internas de la Policía (PIID) del Ministerio de Justicia abrirá una investigación para esclarecer si se ha producido una negligencia por parte de los agentes.

“Se ha decidido que el PIID examine de forma inmediata si hay sospechas de criminalidad en torno a la Policía en la tragedia en Merón”, dijo, si bien ha hecho hincapié en que, por el momento, no se tomará declaración a los agentes que se encuentran desplegados en el lugar.

Bloque HTML de muestra

Si bien los informes iniciales han indicado que un escenario se habría derrumbado en uno de los conciertos, en el que participaban unas 100.000 personas, el servicio de rescate ha indicado que la tragedia se debió a una aglomeración y un “severo hacinamiento”. Por su parte, el Ejército de Israel señaló que el incidente se produjo por el derrumbe de un techo.

Cómo fue la estampida en Israel

Miles de personas judías ultraortodoxas estaban celebrando la festividad judía de Lag Baomer en la ciudad de Meron, con masivas hogueras en la ladera de la montaña y visitas a la tumba del rabino Shimon Bar Yohai. Vídeos difundidos en las redes sociales han mostrado a personas cantando, bailando y saltando. Se trata del evento más grande celebrado en el país desde que estalló la pandemia.

//Mirá también: Salteña que vive en Israel cuenta cómo se vive la pospandemia en un país que casi volvió a la normalidad

En plena noche, las sirenas de las ambulancias coparon la escena cerca del monte Merón, centro de la tragedia. Los socorristas anunciaron inicialmente que se había producido un hundimiento de una grada para explicar los heridos, antes de hablar de una “estampida” gigantesca.

Solidaridad internacional

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó el incidente de “desastre terrible”. Según los medios israelíes, está previsto que el primer ministro se traslade próximamente a la zona del suceso.

Por su parte, el Alto Representante de la Unión Europea (UE) para Política Exterior y Seguridad Común, Josep Borrell, envió “profundas condolencias” del bloque a los familiares y amigos de las víctimas y a la población de Israel, al tiempo que ha deseado una pronta recuperación a los heridos.

El embajador de la UE en Israel, Emanuele Giaufret, se ha sumado a las condolencias y se ha mostrado “profundamente entristecido” por las “terribles noticias” sobre el incidente. “Mis sentidas condolencias a las familias de las víctimas y deseos de una pronta recuperación a los heridos”, ha dicho a través de su cuenta en la red social Twitter.

Por su parte, el asesor de Seguridad de la Casa Blanca, Jake Sullivan, ha expresado igualmente sus condolencias a la población del país. “Ofrecemos nuestras condolencias a las familias y amigos que perdieron a sus seres queridos en este desastre y deseamos una rápida y total recuperación a los heridos”, ha apuntado.

Con información de DPA.