Hugo Moyano se cruzó con propios y extraños en la asamblea de Independiente. Tuvieron que repasar el presupuesto y elegir a seis miembros nuevos de la Junta Electoral. La reunión terminó entre insultos y gritos.

//Mirá también: Copa Sudamericana: Independiente cayó 1-0 ante Santos por la ida de los octavos de final

Realizaron el encuentro en el gimnasio del colegio del club y desde el arranque el clima no fue el mejor.

El presidente del club no pudo completar la lectura de la orden de día y le pasó la alocución a Héctor Maldonado, secretario del “Rojo”.

El turno de Daniel González, contador del club, desató las primeras confrontaciones. Mientras explicaba en resumen la gestión presupuestaria, se escuchó que gritaron: “¡Moyano delincuente, sinvergüenza!”.

//Mirá también: Cómo quedó la Selección Argentina Sub-23 en el Grupo C de los Juegos Olímpicos

Automáticamente, integrantes de la reunión salieron del gimnasio para identificar al autor del grito, pero no trascendió qué sucedió luego ni quienes fueron los que salieron del recinto.

Los insultos de Hugo Moyano sobre el cierre de la asamblea de Independiente

El presupuesto de Independiente fue aprobado y quedaba la elección de seis nuevos integrantes de la Junta. La oposición pidió que hubiese un ingreso más.

“Es una situación anormal la que estamos viviendo. Tuvimos que esperar la fecha para hacer esta asamblea dado que antes no se podía por la pandemia, ni siquiera las organizaciones gremiales pueden hacer las elecciones. ¿En qué país vivís vos?”, contestó Moyano.

Además, se incorporó al reclamo por la fecha postergada de la asamblea y dijo: “No podemos hacer una crítica de que no se convocó a tiempo. Empiezan a filosofar. Hay clubes que deben diez veces más que nosotros y tienen un desastre. No me imagino si tuvieran que gobernar y conducir”.

“Hay que tener agallas para conducir una institución como un club deportivo porque sin agallas no se puede conducir. Por eso estos imbéciles que putean y rajan a la mierda... Si tuvieran agallas vendrían aquí y lo plantearían. Parece que están surgiendo estos marmotas que no sirven ni para espiar, esos estúpidos que empezaron a aparecer ahora. No nos asustan”, cerró el presidente sobre el grito que recibió durante las palabras de González, a puro insulto.