Las intensas lluvias que trajo consigo el huracán Ida ya dejaron un saldo de al menos 42 muertos y graves inundaciones en el noreste de Estados Unidos.

Debido a esta fuerte tormenta tropical, la ciudad de Nueva York declaró el estado de emergencia este jueves por la mañana.

Veintitrés muertos fueron reportados en Nueva Jersey, según datos hechos públicos por el gobernador de la región, Phil Murphy, que apuntó que “la mayoría de los fallecidos son individuos que quedaron atrapados en sus vehículos por las inundaciones”.

En Nueva York se ha informado de al menos 12 víctimas mortales, que se concentran en el barrio de Queens, además tres en Filadelfia (Pensilvania), tres en el condado neoyorquino de Westchester y una en Connecticut, según los últimos datos de medios y autoridades.

Graves inundaciones en el noreste de Estados Unidos por el paso del huracán Ida.Matt Rourke | AP

La mayoría de las muertes en Nueva York, entre ellas la de un niño de 2 años, se registró “en hogares y sótanos residenciales” debido a las inundaciones, informó este jueves el jefe de la Policía, Dermot Shea.

En Pensilvania, las autoridades del condado de Montgomery informaron de que una de las víctimas mortales era una mujer que falleció cuando un árbol impactó sobre una casa y que la peor parte de los daños se produjo en el sureste del estado.

La importante arteria en el lado oriental de Manhattan, el FDR Drive de Nueva York, junto con la avenida Bronx River Parkway, quedaron cubiertas por el agua este miércoles por la tarde.

En tanto, la Autoridad Metropolitana de Transportes se vio obligada a suspender sus servicios por las inundaciones en algunas vías y estaciones del metro.

En las redes sociales se viralizaron imágenes de personas que se trasladaban con sus autos mientras el agua llegaba hasta las ventanillas, sumado a las grandes cantidades de basura flotando alrededor.

“Esta noche estamos sufriendo un fenómeno meteorológico histórico, con lluvias récord en toda la ciudad, con inundaciones brutales y condiciones peligrosas en nuestras carreteras’', se refirió el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, al declarar el estado de emergencia de la ciudad el miércoles por la noche.

Quedaron prohibidos los desplazamientos para todos aquellos vehículos que no fuesen de emergencia, hasta las 5 de la mañana de hoy jueves, hora local. Pero la ciudad extendió una advertencia desaconsejando que volviesen a circular, una vez terminada la prohibición.

La policía neoyorquina lanzó un comunicado alertando a la población diciendo que “se esperan retrasos en todos los cruces principales y cierres de carreteras”. Y también instó a mantenerse alejados de las mismas.

Estas fuertes tormentas son parte de los remanentes del huracán Ida, ya degradado a tormenta, que ingresó a Estados Unidos por su parte oriental, más precisamente por los estados de Mississippi y Luisiana.

El fenómeno natural había entrado en este último estado con vientos de hasta 240 kilómetros por hora.

En su camino hacia Canadá y degradado a ciclón postropical, se espera que Ida “finalice lentamente la amenaza de inundación” pero hay posibilidad de que genere tornados a su paso por Rhode Island y Massachussetts, de acuerdo con informaciones del Servicio Nacional de Meteorología (NWS, en inglés).

Con información de EFE.