La agrupación de derecha Jóvenes Republicanos, que pertenece a la Unión Republicana, fue la responsable de colocar las “bolsas mortuarias” en la explanada de la Plaza de Mayo durante la marcha #27F que se llevó a cabo este sábado en distintos puntos del país, además del microcentro porteño.

En total, fueron 10 las bolsas desplegadas frente a la casa de Gobierno. En el frente, todas tenían la leyenda “estaba esperando la vacuna pero se la aplicó...” y un cartel con el nombre de distintos funcionarios o personalidades públicas que recibieron la dosis.

Los apuntados fueron el ministro de Economía, Martín Guzmán; la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; el embajador en Brasil, Daniel Scioli; “la familia Duhalde”; “los amigos de Alberto”; “la mujer de Zannini”; “el hijo de Moyano”; “los pibes de La Cámpora”; “el sobrino de Ginés” y “los suegros de Massa”.

Las bolsas con los cadáveres colmaron la vereda de la Casa Rosada y causaron todo tipo de reacciones. Foto: ClarínClarín

Después del episodio, que generó polémica, la agrupación reivindicó la iniciativa a través de un comunicado, que difundió a través de Twitter. “Los bultos representaban a los argentinos que murieron”, afirmaron, y consideraron que “barbarie es robarle las vacunas al pueblo”.

El Presidente vuelve a mentir y busca, a través del relato, convertirnos en lo que no somos”, comienza el texto, bajo el título “En vez de escuchar, Alberto elige seguir mintiendo”, publicado en la cuenta de Jóvenes Republicanos, que dice pregonar “los valores liberales” y muestra en las redes una radical oposición a la administración del Frente de Todos.

Hoy dejamos bultos en la puerta de la Casa Rosada. El texto muestra claramente que representan a los argentinos que murieron por su irresponsable manejo de la pandemia y los nombres de los políticos son los de aquellos que recibieron las vacunas que deberían haberse aplicado a la población de riesgo y no a los privilegiados del poder”, aseguraron, en referencia a la vacunación paralela vip en la sede del Ministerio de Salud, sin respetar el esquema oficial.

“El Presidente nos acusa de ‘barbarie’. Barbarie es denunciar corrupción durante una década y luego inventar la estupidez del ‘lawfare’. Barbarie es tener un presidente incapaz de decir dos palabras seguidas sin mentir. Barbarie es robarle las vacunas al pueblo”, apuntaron contra Alberto Fernández.

Durante el transcurso de la movilización, quienes integran la agrupación se jactaron de la intervención que habían montado. “Hola Alberto Fernández, los Jóvenes Republicanos te trajimos un pequeño recordatorio de todos los que se murieron esperando una vacuna mientras se las dabas a tus amigos, inútil”, escribió el presidente del colectivo, Ulises Chaparro, en su cuenta de Twitter, junto a un video.

La acción derivó en el repudio de parte de distintos actores del arco político y de la sociedad civil, quienes, en su mayoría, lo calificaron como “una muestra de odio” o y un acontecimiento “inadmisible”.

Al respecto, el presidente Alberto Fernández, pidió: “No callemos ante semejante acto de barbarie”. La forma de manifestarse en democracia no puede ser exhibir frente a la Casa Rosada bolsas mortuorias con nombres de dirigentes políticos. Esta acción lamentable solo demuestra cómo muchos opositores conciben la República” expresó el mandatario nacional.