Desde el Gobierno nacional adelantaron que se aplicarán “medidas sociales excepcionales” ante un rebrote de coronavirus que obligue, nuevamente, a paralizar actividades económicas, aunque desestimaron la posibilidad de reactivar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

“Si se vuelven a paralizar algunas actividades, si el rebrote va para ese lado, claramente vamos a tomar medidas sociales excepcionales, vamos a generar políticas sociales excepcionales”, afirmó el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.

El funcionario nacional explicó que el Presupuesto 2021 se diseñó sin contemplar gastos adicionales por la pandemia, pero remarcó que “si hay un rebrote, si hay medidas excepcionales en materia sanitaria, vamos a generar las medidas sociales que correspondan para atender la situación”.

“Hoy, el Presupuesto 2021 está diseñado sin pandemia, sin rebrote, así fue diseñado. La política social este año está pensada a crear 300 mil puestos de trabajo, urbanizar 400 barrios y crear 800 jardines de infantes básicamente porque la pobreza más grande está en los más chicos y apuntamos a que todos los chicos vayan a sala de 3, 4 y 5 años y junto con eso sostenemos la asistencia alimentaria que hay 11 millones de personas que reciben asistencia alimentaria”, repasó Arroyo.

En declaraciones a radio La Red, Arroyo evitó indicar si esa ayuda se materializará con la reactivación del IFE, el programa con el que se otorgaron 10.000 pesos mensuales a cada beneficiario para suplir la caída de sus ingresos durante la cuarentena que paralizó la economía.

“Mucho tiene que ver con cómo se dan las situaciones”, explicó y remarcó que los rebrotes de coronavirus pueden darse por zonas. “Sin dudas, está el compromiso de atender la situación social si efectivamente vamos a una situación más crítica”, insistió.

Daniel Arroyo. FOTO: DYN

Arroyo también compartió el diagnóstico que manejan en el Gobierno en base al monitoreo de la actividad en los barrios más humildes y, fundamentalmente, en los comedores. “Hoy en los barrios hay un poco más de changas, sobre todo en la construcción y textil. Antes de las fiestas, durante cinco semanas nosotros veníamos midiendo la cantidad de gente que había en los comedores y bajaba semana tras semana básicamente porque hay más changas”, dijo.

Y luego aprovechó para reiterar que “está claro que hay un problema serio con el costo de los alimentos”. “Hay más changas, pero no rinde tanto la plata y el problema central tiene que ver con el costo de los alimentos”, alertó.

“En el barrio hoy, sacando el problema del trabajo y del coronavirus, hay dos problemas: el costo de los alimentos y el endeudamiento de las familias porque la plata no alcanza y la gente se endeuda con el financista de la esquina al 200 por ciento”, completó.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.