Tras una reunión que este viernes mantuvieron el presidente Alberto Fernández y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, instantes después de dar a conocer las nuevas restricciones por el COVID-19, el Gobierno le pidió la renuncia al subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, y anunció la suba de un 9% en las tarifas de la luz.

/Mirá también: Coronavirus: cuáles son las restricciones que estarán vigentes hasta el 21 de mayo

En medio de una durísima interna en la coalición de Gobierno sobre qué hacer con las tarifas de los servicios públicos, como adelantó Vía País este miércoles, el presidente Fernández decidió que haya dos aumentos en la tarifa de la energía eléctrica en lo que resta del año en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde está entre el 45% y el 50% del consumo nacional: el primero será del 9%, según confirmaron fuentes oficiales.

Juntos. Santiago Cafiero y Alberto Fernández (La Voz/Archivo).

El segundo incremento, en tanto, se aplicará durante el segundo semestre del año, con el objetivo que el alza general para todo el 2021 se ubique en torno al 15%.

Por qué el Gobierno le pidió la renuncia a Federico Basualdo

La decisión de sacar del Gobierno a Federico Basualdo fue tomada en reuniones que protagonizaron Fernández, Cafiero y el ministro de Economía, Martín Guzmán. Desde hacía varias semanas el Presidente estaba molesto con el funcionario, por la “ineficacia” de la dependencia para mostrar avances ante el pedido del jefe de Estado.

Fernández le había encargado a Basualdo que trabaje en los mecanismos de segmentación para que los incrementos de tarifas no impacten en todos los usuarios por igual. Pero en 17 meses de gestión, la oficina que conducía el ahora exfuncionario no entregó nada. Y ahora, ante el descongelamiento, la suba de tarifas será igual para todos.

Guzmán, por su parte, le había pedido a Basualdo que trabaje con la AFIP y la ANSeS para que haya una vinculación entre la factura de los usuarios y los DNI, como mecanismo para segmentar los incrementos. Pero el funcionario no avanzó, comentaron a Vía País fuentes de Casa Rosada.

El funcionario se va por incompetencia e impericia. Un año y medios después, aún habla de escenarios sin datos reales y certeros. Con porcentajes inconsistentes”, dijo un alto funcionario del Gobierno a este medio, minutos después de que se confirmara el pedido de renuncia al funcionario cristinista.

/Mirá también: Segunda ola de COVID: el Gobierno destinará 300.000 millones de pesos para la asistencia económica

En los primeros doce meses de Gobierno del Frente de Todos, Basualdo ejerció como interventor del Ente Nacional Regulador de la Energía (ENRE). En noviembre, Energía pasó a estar bajo la responsabilidad de Economía y se cambió al secretario: asumió el cristinista Darío Martínez.

En el sector energético Basualdo es un considerado –al igual que Martínez- un hombre de Cristina Kirchner y contaba con el apoyo explícito de La Cámpora y el Instituto Patria. Ya había sido integrante del directorio del ENRE en 2014, cuando la expresidenta lo nombró como primer vocal.

Federico Basualdo resiste y no se quiere ir

Desde el entorno de Basualdo hicieron saber que no presentará la renuncia y que cuenta con el respaldo de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner para seguir en el puesto, algo que no fue ratificado ni desmentido por colaboradores de quien fue jefa de Estado entre 2007 y 2015.

La tensión entre el “albertismo” y el “cristinismo” escaló al máximo nivel, dado que Basualdo se niega a retirarse del Gobierno, en el que venía planteando la necesidad de mantener el congelamiento de tarifas hasta después de las elecciones a cambio de multimillonarios subsidios para las empresas Edenor y Edesur en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

En la vereda de enfrente están Cafiero y el ministro de Economía, Martín Guzmán, quienes no sólo quieren aumentar las tarifas porque no hay fondos para incrementar los subsidios sino que ya le comunicaron al Presidente que habrá dos alzas en el AMBA en lo que resta del año, porque sino el déficit fiscal y le emisión monetaria volverán a dispararse.

Basualdo viene oficiando de voz y ojos de Cristina en el Gabinete en materia de energía eléctrica. Es un área que a la vicepresidenta le obsesiona porque considera que a pesar del congelamiento, las empresas Edenor y Edesur siguen ganando varios cientos de millones de pesos al mes. Incluso, gobernó desde 2007 y recién en 2014 autorizó aumentos de tarifas.

En paralelo, fuentes del gobierno nacional confirmaron que el Fernández tomó la decisión política de convalidar los dos aumentos en la tarifa de la energía eléctrica en lo que resta del año en el AMBA, donde está entre el 45% y el 50% del consumo nacional: el primero será del 9%.

El segundo incremento se aplicará en el segundo semestre, con el objetivo que el incremento general para todo el 2021 se ubique en torno al 15%.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.