Las desavenencias y desconfianzas dentro del oficialismo quedaron reflejadas en las dos grandes convocatorias que evocarán el “Día de la Lealtad”, la emblemática jornada que recuerda la movilización ocurrida en 1945 en apoyo a Juan Domingo Perón. La Cámpora, el PJ, sectores kirchneristas, las CTA, y movimientos sociales convocaron para hoy a movilizarse a la Plaza de Mayo. La CGT, la histórica central obrera peronista, en tanto, se propone juntar cien mil trabajadores, pero al día siguiente.

//Mirá también: Fiesta en Olivos: el abogado de Fabiola Yañez renunció a la defensa de Sofía Pacchi

La convocatoria para el 17O tuvo sus idas y vueltas. ”Coincide con el Día de la Madre y todas las familias argentinas van a celebrar esa fecha. No habrá movilización el 17, lo que estaba previsto no será así”, sorprendió Juan Manzur el martes pasado a la prensa acreditada en la Casa Rosada.

El Movimiento Evita liderado por los funcionarios nacionales Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro y otros grupos kirchneristas quedaron en offside. Los movimientos sociales aliados al gobierno venían convocando a una marcha en apoyo al gobierno de Alberto Fernández, tras el golpazo de las primarias y de cara a las elecciones del 14N.

Alberto Fernández y Juan Manzur en Casa Rosada Foto Federico Lopez Claro

La frenada de Manzur, de innegable centralismo en las decisiones gubernamentales después de las PASO, impactó en las redes sociales. Mientras el jefe de Gabinete viajaba a los Estados Unidos para apuntalar al ministro Guzmán en las negociaciones con el FMI y tenedores de bonos nacionales, militantes del Frente de Todos (muchos de La Cámpora), plantearon su descontento. Empezó así una convocatoria para marchar a la Plaza de Mayo el domingo. Convoque o no convoque el gobierno nacional. Trascendió que la recomendación de no movilizar fue hecha por el asesor comunicacional catalán, Antoni Gutiérrez Rubí.

Alberto Fernández tomó nota del (mal) humor militante y el jueves difundió una carta en su calidad de titular del PJ nacional. “El domingo 17 es el Día de la Familia. Celebremos. Y por la tarde, a partir de las 16, ahora que podemos, movilicémonos a todas las plazas para conmemorar esa gesta popular extraordinaria que fue el 17 de octubre de 1945″, escribió el Presidente, a contramano de lo afirmado por su jefe de gabinete, 36 horas antes. Convocatoria abierta, sin acto central ni escenario.

Levantado el dique, se sucedieron los llamados a marchar. “Este 17 de octubre, todas y todos a Plaza de Mayo, junto a Alberto y Cristina. FrentetodismoAlPalo”, escribió en Twitter el diputado nacional Eduardo Valdés, dirigente que suele oficiar de puente entre el Presidente y su Vice.

“La gente va a ir a la plaza, ya está vacunada; la militancia quiere ir”, confirmó el funcionario bonaerense y Secretario General de La Cámpora, Andrés Larroque.

“No al pago de la deuda”, propuso Hebe de Bonafini, para sumarse este domingo a la marcha. La CTA de los Trabajadores se plegó y llamó a movilizarse para las 16 horas en la Plaza de Mayo, igual que los movimientos sociales, listos para marchar desde un principio.

Alberto Fernández y Manzur habían dado desde un principio el visto bueno a la movilización y acto de la CGT. convocado bajo la consigna “Desarrollo, Producción y Trabajo”. La idea cegetista había sido anunciada semanas atrás, con una intención clara: más allá de la efeméride histórica y el apoyo a Alberto Fernández, la CGT quiere desplegar el lunes frente al Monumento al Trabajo (a pocas cuadras de la Casa Rosada), una multitud como expresión de la unidad de todos los sectores obreros peronistas.

Después de años de distanciamiento, Héctor Daer y el Consejo Directivo (integrado por Los Gordos y los Independientes) firmaron la tregua con Hugo y Pablo Moyano y sus aliados, a los fines de integrar una conducción compartida cuando se renueven las autoridades el 11 de noviembre próximo (tres días antes de las elecciones). Fernández prometió enviar un mensaje grabado. La CGT invitó a la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), pero dejó afuera a las CTA y a los movimientos sociales.

El jueves pasado, el Gobierno nacional sintió en las calles el peso del reclamo de los movimientos sociales críticos al gobierno del Frente de Todos. Hubo movilizaciones y piquetes en distintas ciudades del país. La izquierda, que en las PASO creció en muchas barriadas populares, marcó presencia y despertó alertas en el oficialismo. El Frente de Todos tendrá ahora dos marchas con las que espera, a menos de un mes de las elecciones, recuperar el protagonismo en las calles.