El kirchnerista Ricardo Bruzzese, empresario de la carne y exprecandidato a intendente de La Matanza, compró Radio del Plata a la productora Barboza, perteneciente al banquero Francisco Ayerza. La última gestión de la emisora duró menos de un año, y respondía a una bajada periodística oficialista.

A partir de este cambio, Bruzzese, presidente de la Cámara Argentina de la Industria Frigorífica (Cadif), puso al periodista Lucio Di Matteo en el cargo de director de la AM 1030 Radio del Plata, en reemplazo de Antonio Fernández Llorente.

//Mirá también: Habló el carnicero que citó Cristina Kirchner: en contra de las restricciones a la exportación de carne

Esta compra marca el desembarco de Bruzzese en los medios. El empresario había estado involucrado, durante la presidencia de Cristina Kirchner en 2011, en el programa “Carne para Todos”, que impulsaba Guillermo Moreno, por entonces secretario de Comercio. En ese momento, se promovía la venta de 10.000 kilos diarios de carne vacuna, con un precio de $10,5 el kilo de asado.

Para esa época, Bruzzese se había candidateado como intendente de La Matanza, por el Frente para la Victoria. Sin embargo, desistió del proyecto a pedido de Cristina Kirchner, dejándole paso al actual mandatario del área, Fernando Espinoza.

Nueva etapa

Desde Radio del Plata difundieron un comunicado para anunciar el desembarco del nuevo dueño, aunque sin nombrarlo.

En el texto, destacan que la emisora “incorporó nuevos accionistas para fortalecer y ampliar su oferta de contenidos, mantener las fuentes de trabajo y sumar voces al debate democrático”. “Este paso se da luego de una proceso de ordenamiento administrativo realizado a lo largo de este año, que incluye una planificación sustentable del pago de deudas y el fin de los conflictos judiciales”, agregaron.

Del Plata tenía una deuda estimada en $500 millones cuando Ayerza se hizo cargo de la radio, en noviembre del año pasado. Antes, había estado unos meses el Grupo Octubre, del gremialista Víctor Santa María, que tuvo una coproducción con los dueños originales, Osvaldo Acosta y Gerardo Ferreyra, propietarios de Electroingeniería.

Del Plata arrastraba años de crisis económica y laboral.

Según fuentes de la emisora, Ayerza redujo la deuda a $200 millones. A su vez, mantuvo un “sesgo kirchnerista” en la programación, que derivó en el desembarco de Tomás Mendez y Horacio Verbitsky, aunque produjo chispazos con Sandra Russo, que fue desvinculada en un tumultuoso desenlace.

Desde el interior de la emisora, aseguran que “hoy es una radio ordenada” sin conflictos laborales y el pago al día de los sueldos de los empleados, una situación que no era habitual en la gestión de Ayerza.

“El proyecto es tomar una radio histórica, que renovó su tecnología, para hacerla crecer en la cantidad y calidad de contenidos”, dijo Di Matteo, flamante director, quien ya tenía su propio programa allí, llamado “Sin despertador”.

La política y la radio

En noviembre de 2008, la empresa de obra pública cordobesa Electroingeniería, de Osvaldo Acosta y Gerardo Ferreyra le compró Radio del Plata a Marcelo Tinelli. Entonces, la línea se acomodó a favor del kirchnerismo, marcando la salida de Nelson Castro, Alfredo Leuco y Fernando Bravo, entre otros.

En diez años, se generó una importante crisis, con permanentes conflictos laborales y una pesada deuda con sus empleados, proveedores, Sadaic y la AFIP, que superaba los $500 millones.

En mayo del año pasado, el sindicalista Víctor Santa María llegó a un acuerdo con los dueños de Electroingeniería para manejar la programación de Del Plata durante tres años, a través del Grupo Octubre, del Suterh. El proyecto duró tres meses, por los conflictos gremiales que impedían su normal funcionamiento.

//Mirá también: Fernando Espinoza fue sorprendido por el grito de un ciudadano: “¡Dejá de robar!”

Con la salida de Santa María, regresó Electroingeniería que, tras negociar con varios grupos, se la vendieron en noviembre último a Barboza, del ya mencionado Ayerza. Pese a que este acomodó la economía de la radio, hubo ciertos conflictos entre Ayerza y sus socios capitalistas. Con este escenario, se abrieron las posibilidades de una nueva venta, que finalmente se hizo efectivo marcando la llegada de Bruzzese.