El alemán Alexander Zverev hizo historia cuando este domingo se llevó el título de campeón en el tenis olímpico de Tokio 2020. El joven de 24 años, que está 5to en el ranking mundial, venció al ruso Karen Khachanov por 6-3 y 6-1. Se trata de la primera medalla de oro en la disciplina para Alemania desde 1988.

//Mirá también: Juegos Olímpicos: la selección Argentina de básquet le ganó a Japón y logró el pase a cuartos

En Roma, el joven Zverev consiguió el primero de muchos títulos importantes que vendrán.

Pasaron 23 años desde que Steffi Graf, tenista alemana, ganó el single femenino en los Juegos Olímpicos de Seúl. Desde entonces, el país europeo no había vuelto a llevarse el oro en el deporte, pero una nueva ilusión apareció, ya cuando Zverev derrotó al primero del raking en semifinales.

Antes de llegar a disputarse la medalla dorada, el alemán venció al favorito del torneo y mejor posicionado en el mundo, el serbio Novak Djokovic, que tampoco consiguió llevarse la de bronce en estos Juegos.

Novak Djokovic y su frustración en TokioVincenzo PINTO | AFP

Lejos del pronóstico de los fanáticos del deporte, Zverev fue el mejor tenista en Tokio 2020 y lo confirmó en su cómoda victoria contra el ruso, al que le ganó con dos sets de 6-1 y 6-3. Lejos de pasar apuros, el partido había sido suyo desde que logró quebrar el servicio de Khachanov en el tercer juego.

Luego volvió con otra ruptura en el noveno, donde terminó por llevarse el primer set con una enorme ventaja contra el ruso, 25to en el ranking mundial, que no estaba acostumbrado a enfrentarse en partidos de definición. Por último, el alemán lo quebró en el segundo saque y el cuarto, y así consiguió la victoria para su país.

Hasta estos Juegos, el mejor resultado de Zverev había sido llegar a la final del Abierto de Estados Unidos que se disputó el año pasado, donde finalmente cayó contra el austríaco Dominic Thiem en Cinco parciales. Con este último triunfo, se convierte en el sucesor del británico Andy Murray, ganador de Rio 2016, y en el primer alemán en llevarse la medalla de oro desde Steffi Graff en el 88.