Fethi Nourine, judoca argelino, se retiró de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 para no enfrentarse a un rival israelí. La inconducta le valió una sanción por 10 años de la Federación Internacional de Judo (IJF, por sus siglas en inglés) y no podrá participar de ninguna competencia.

//Mirá también: Néstor García es el nuevo entrenador de la Selección Argentina de básquet

Asimismo, su entrenador Amar Benikhlef, que es miembro del Salón de la Fama del judo, también comparte la sanción. El posible cruce con Tohar Butbul en la segunda ronda hizo que el judoca desistiera de competir en la división ligero en la Arena Budokan.

“Esta decisión me honra y honra a mi familia, al pueblo argelino y al Estado argelino, ya que el presidente Abdelmadjid Tebboune declaró que no bendecimos la normalización (con Israel) y que apoyamos la causa palestina”, había dicho el judoca tras irse de Tokio.

Las acreditaciones retiradas a los argelinos.Captura

La sanción prácticamente termina con la carrera de Nourine que, a los 30 años, supo cosechar tres medallas de oro en el Campeonato Africano de Judo. En aquel momento, tras negarse a competir, el Comité Olímpico de Argelia les retiró sus acreditaciones y los envió a casa.

//Mirá también: Barcelona se quedó sin sponsor en el pecho y sigue perdiendo valor como marca tras la salida de Lionel Messi

Amar Benikhlef es parte del Salón de la Fama del judo.Captura

Qué dijo la Federación Internacional de Judo

La IJF señaló que tanto Nourine como su entrenador Benikhlef “utilizaron a los Juegos Olímpicos como una plataforma de protesta y promoción de su propaganda política y religiosa y eso es una clara violación de los Estatutos de la IJF, el Código de Ética de la IJF y el Estatuto Olímpico”.

Además, afirman que “no puede haber otra sanción que una suspensión severa en este caso”. El judoca ya lo había hecho en el Mundial de Tokio 2019 por el mismo motivo, en concordancia con otros colegas de Irán y Egipto, que tampoco quisieron competir contra los israelíes.

La IJF ya había suspendido a Irán por cuatro años por el mismo motivo. El judoca iraní Saeid Mollaei declaró que le ordenaron perder en las semifinales del Mundial 2019 para evitar un posible enfrentamiento con el campeón mundial israelí Sagi Muki, lo que provocó la dura sanción.