Luego de que el primer ministro italiano, Mario Draghi, dispusiera que durante el 3, 4 y 5 de abril todas las regiones pasaran a “zona roja” (salvo las que hayan registrado menos de 250 contagios semanales cada 100.000 habitantes en las últimas tres semanas), desde el Ministerio de Salud rectificaron y ampliaron la decisión. De esta manera, quedan afectadas todas las regiones italianas - menos Cerdeña – y serán catalogadas como de “alto riesgo epidemiológico”. La medida comienza este lunes 15 y se mantendrá hasta pasadas las Pascuas.

El decreto publicado determina el cierre de fronteras y la prohibición de desplazamientos internos, a excepción de urgencias o motivos de trabajo y salud.

Asimismo, en “zona roja” no se puede realizar la apertura de bares y restaurantes, ya sea para consumos en su interior o para envíos a domicilio. Además, se mantiene el toque de queda nocturno entre las 22 y las 5 a.m.

Esta medida abarca a las regiones más pobladas del norte de la península, entre ellas Lacia, Roma, y Lombardía con Milán, señalaron desde el ministerio de Salud.

Luego del confinamiento estricto del año pasado, durante el cual los ciudadanos no podían salir sin un permiso, esta es la decisión más fuerte que se toma. En esta oportunidad, la restricción será para interactuar entre localidades.

Mario Draghi anunció las nuevas restricciones (Foto: AFP)

“Soy consciente de que las medidas tendrán consecuencias sobre la educación de los hijos, la economía y el estado psicológico de todos nosotros”, dijo Draghi, durante la presentación del nuevo plan de vacunación. Sin embargo, agregó que son oportunas “para evitar un empeoramiento que volvería inevitable procedimientos incluso más fuertes”.

Esta semana, Italia superó los 100.000 muertos y transita un importante aumento de contagios. Los hospitales están al límite del desborde, en gran parte a causa de la variante británica. Cabe mencionar que más allá que ya se puso en marcha la vacunación a finales de diciembre, las entregas se ralentizaron considerablemente y solo 1,8 millones de personas --de una población de 60 millones—recibieron dos dosis al momento.

Con información de Télam.