Según datos oficiales, más de 100.000 argentinos viajaron al exterior en los últimos cuatro meses. Todavía, cerca de 40.000 siguen en sus destinos. A partir de lo relevado por las autoridades a cargo, casi 29.000 personas fueron a Estados Unidos y más de 27.000 a España. Del total, unos 42.000 declararon que viajaron por turismo.

//Mirá también: Coronavirus: cuáles son las nuevas medidas para el control de las fronteras

Además de Estados Unidos y España, los más elegidos, el top ten de destinos lo completan Uruguay (5953), Chile (5469), Francia (5041), Panamá (4701), Holanda (4530), Paraguay (4184), Brasil (3408) y Colombia (3392).

Por su lado, el resto de los viajeros fueron a México, Alemania, Bolivia, Perú, Turquía, Etiopía, República Dominicana, Suiza, Ecuador, Cuba y otros destinos con muy poca circulación de argentinos.

Hisopados en la llegada a EZE (Foto: Clarín)clarin

“Hay muchas personas que viajaron y están radicados afuera, con lo cual no quieren volver, o tienen pasajes emitidos para un plazo largo”, señalaron desde Migraciones.

Las congestiones que se vienen

De manera informal, en Cancillería calculan que alrededor de un millón de argentinos vive fuera del país. Los datos surgen de la información aportada por las embajadas durante el año pasado, en ocasión del relevamiento que debió hacer cada representación diplomática, para saber cuántas personas querían regresar al momento de cerrarse las fronteras y se cancelaron los vuelos.

Más allá de las cifras, un cálculo rápido que puede hacerse, considerando el cupo de 600 personas que pueden ingresar al país, según lo establecido por el Gobierno, muestra que estaríamos frente a una importante congestión y demoras en los regresos. Cabe mencionar que se toma en cuenta sólo a los argentinos, ya que los extranjeros no pueden ingresar.

//Mirá también: La conducta de los inmunizados depende de su personalidad

De esta manera, desde este lunes y hasta, en principio, el 9 de julio únicamente podrán regresar al país 7200 argentinos por vía aérea, una porción muy menor de los 107.000 que viajaron. Esto significa que si apenas el 10% de esos viajeros quisiera volver durante esos 12 días, esa cifra ya generará congestiones y retrasos ara conseguir vuelos.