Como consecuencia de otras negociaciones parlamentarias y el conflicto que involucra a Federico Basualdo, en las últimas horas el futuro de la ley de los Biocombustibles quedó a la deriva.

//Mirá también: Biocombustibles: Graciela Camaño considera que “hay un grupo de diputados que está muy interesado en meter el jugador petrolero”

Las gestiones contrarreloj que se llevan adelante en la Cámara de Diputados sobre la Ley de Biocombustibles entraron en un impasse que complica el intento del kirchnerismo de aprobar un proyecto para una nueva ley, en vez de prorrogar la vigente que ya tiene media sanción del Senado.

Biocombustibles. (LA VOZ/Archivo)

Ahora, su definición quedó sujeta a las negociaciones entre el Frente de Todos (FdT) y Juntos por el Cambio (JxC) para definir los nuevos protocolos contra el coronavirus para sesionar en el Congreso, y el escándalo por la interna de las tarifas que estalló en el Gobierno nacional y tiene como principal involucrado a Federico Basualdo, todavía subsecretario de Energía Eléctrica.

En ese contexto, fuentes del bloque del Frente de Todos en la cámara baja confirmaron que la Comisión de Energía y Combustibles no tiene previsto reunirse este martes, tal como trascendió la semana pasada, porque venció el acuerdo para sesionar en pandemia y la actividad futura depende de las conversaciones con JxC.

“Se está trabajando en los protocolos. No hay convocada una reunión por el momento”, remarcaron.

Esas discusiones se transformaron en un obstáculo para el bloque del Frente de Todos, que necesita que el nuevo proyecto obtenga de manera urgente el dictamen de comisiones para avanzar con su debate en el recinto y convertirse en ley antes del 12 de mayo, cuando caducará la ley.

Cambios propuestos por el oficialismo

Los primeros pasos del oficialismo para lograr ese cometido se produjeron la semana pasada, cuando comenzó a tratarse en una reunión informativa de la Comisión de Energía y Combustibles el texto que presentaron Omar Félix y Marco Cleri.

Ese documento contempla una reducción del corte obligatorio para el biodiésel, del 10% al 5%, y que le da facultades a la Secretaría de Energía para bajar el de etanol del 12% al 9%, limitando la participación de la industria del maíz.

En aquel encuentro, se escuchó la voz de los representantes de las principales cámaras empresariales del sector, quienes criticaron la nueva iniciativa y reclamaron que se prorrogue la ley vigente para que cualquier cambio se discuta con más tiempo. Incluso, varios adelantaron que las reformas propuestas eran “inconstitucionales”.

Además, al término de la reunión, el vicepresidente de la Comisión, el diputado por el Pro de Mendoza Omar De Marchi, informó que no avalaría el dictamen remoto del proyecto.

De Marchi le puso un parate a las gestiones oficiales porque el protocolo que venció el viernes pasado establecía que los presidentes y vicepresidentes de las Comisiones deben alcanzar un acuerdo respecto a las iniciativas que se elevan al recinto.

Ante esta situación, el Frente de Todos comenzó a convocar de urgencia a sus diputados para tratar de realizar una reunión mixta, cuya fecha aún es incierta.

La variable Basualdo

Federico BasualdoGentileza

En Juntos por el Cambio creen que la interna por las tarifas de los servicios públicos y por el futuro político del subsecretario de Energía de la Nación, Federico Basualdo, condicionó los movimientos del oficialismo para promover una nueva ley de Biocombustibles.

Fuentes consultadas por Vía País, indican que los referentes del kirchnerismo decidieron postergar la reunión de la comisión para evitar que en ese ámbito surjan cuestionamientos de la oposición respecto a Basualdo, quien resiste en el cargo a pesar del pedido de renuncia que le hizo el ministro de Economía Martín Guzmán.

//Mirá también: Axel Kicillof contradijo a Guzmán y opinó que Federico Basualdo “es un excelente funcionario”

“No quieren que el tema aparezca en el debate de la comisión”, remarcaron las fuentes consultadas de JxC. Por lo pronto, esa es la lectura política con la que la oposición explica el tiempo muerto.

En JxC además creen que otra de las posibilidades que se baraja es la de prorrogar por 90 días la ley vigente, para conseguir algo de tiempo para el tratamiento de reformas.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.