Un grupo de delincuentes sorprendió y asustó a vecinos de Bernal, entre ellos un niño de tres años, que presenciaron un robo que cometieron vestidos de policías y con armas largas.

Al menos cinco ladrones llegaron disfrazados de policías a bordo de una camioneta negra. Descendieron del vehículo frente a un quiosco y preguntaron por dos hombres que trabajaban en un bar de la esquina de las calles Victorica y Formosa, dijeron.

Pero al no dar con los hombres, se llevaron los celulares y las billeteras de los clientes que encontraron a su paso, mientras el niño se refugiaba, asustado, en los brazos de su papá, llamado Lucas.

Estaban buscando a dos personas. No venían a robar”, contó Lucas, papá de Mateo, a TN.

El robo quedó registrado en una cámara de seguridad. Se ve cómo los delincuentes bajan de la camioneta y apuntan con armas largas a Lucas y a su hijo.

“Creo que robaron porque ya estaban ahí. Estaban tranquilos, actuaron como profesionales”, remarcó el hombre en diálogo con la prensa.

Con respecto al pequeño Mateo, contó: “Dice que la policía lo quiso matar”. El hombre también contó que junto a los vecinos se organizaron con grupos de WhatsApp para prevenir los robos y ayudarse mutuamente, pero no lograron frenarlos. “La policía hace lo que puede, pero cada vez estamos peor”, remarcó.