El exministro de Salud Adolfo Rubinstein señaló que aún “no hay resultados” ni se conoce la eficacia de la vacuna china del laboratorio Sinopharm y cuestionó la campaña de vacunación que está llevando adelante el Gobierno.

En declaraciones a Vía País, el exministro dijo que “todas las vacunas están en fase 3 pero lo que tiene la china es que todavía no publicó los resultados, más allá de los anuncios, no conocemos la eficacia de esta vacuna”.

“El Ministerio de Salud la aprobó con la autorización de la Anmat en carácter urgente, pero la diferencia es que la de AstraZeneca fue aprobada por la Anmat y ya estaban disponibles los resultados”, dijo.

Adolfo Rubinstein

Por otra parte, el exfuncionario se refirió al ritmo actual de vacunación contra el coronavirus en la Argentina y remarcó que es “inviable” alcanzar la meta que había trazado el Gobierno de vacunar a toda la población de riesgo en cuatro meses.

“Estamos hablando de 10 millones de personas con las vacunas que están disponibles, son 20 millones de dosis, lo que significa que necesitás cinco millones por mes. Si bien aumentó el ritmo de vacunación, el promedio es de 28.000 por día en este momento y para poder alcanzar esa meta se necesitaría entre 200 y 300 mil aplicaciones diarias”, explicó Rubinstein, quien enfatizó que uno de los problemas más grandes es “el suministro de vacunas”.

La declaraciones de Facundo Moyano

Al ser consultado sobre las declaraciones del diputado del Frente de Todos Facundo Moyano, quien asoció el coronavirus a una cuestión “psicosomática”, dijo que se trató de “un disparate”.

No sé para que se mete, no se para que le dan importancia porque son ganzadas”, enfatizó el exministro.

No estoy vacunado ni me voy a vacunar. Por más que me toque no me voy a vacunar. No le siento buen olor al virus, tengo una cuestión personal de credibilidad y un análisis profundo de la pandemia en general. Es largo, pero no me convence”, había expresado Moyano.

Quejas en la Ciudad

Además, Rubinstein analizó la situación en la Ciudad de Buenos Aires y se refirió a las quejas que hubo con respecto a la espera que tuvieron que hacer los adultos mayores para vacunarse. “Hubo claramente un problema de organización, no se anticiparon determinadas cuestiones que se podrían haber estimado. Rápidamente el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, reconoció el error y lo remediaron”, manifestó.

“En la distribución a todas las jurisdicciones no tuvieron en cuenta a la población de riesgo; en ese sentido, la Ciudad de Buenos Aires tiene un 24% por arriba de los 60 años, cuando el resto del país tiene el 17%. Además, tiene más centros de salud y mayor envejecimiento poblacional. La Ciudad fue perjudicada en la distribución”, agregó.