El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha recibido este jueves en el Elíseo a unos 250 de los bomberos que participaron en las labores de extinción del fuego que se desató el 15 de abril en la catedral de Notre Dame y ha destacado que, gracias a su trabajo, el templo pudo ser "salvado".

El Elíseo y el Ayuntamiento de París han organizado sendos homenajes para los que lucharon contra las llamas, cuya labor fue "ejemplar", en palabras de Macron. En este sentido, el presidente les ha prometido la máxima distinción en reconocimiento a quienes contribuyeron a "salvar la catedral de Notre Dame", según France Info.

"Nadie olvidará los primeros minutos. Francia, asombrada, ve desplomarse la aguja de Notre Dame. Inmediatamente después, (los bomberos) asumen el riesgo de salvar todo lo posible", ha publicado en Twitter Macron, junto a imágenes del acto organizado en la sede de la Presidencia.

Brigitte Macron, esposa del presidente francés, expresó que ''Notre Dame es un lugar de poesía'' y que es ''un patrimonio histórico y parte de nuestra historia''. Además, agregó que la catedral ''no es un ave fénix, porque no está en cenizas''.

El primer mandatario también ha confirmado durante dicho acto que ha hablado por teléfono con el Papa y que, "evidentemente", le ha invitado a viajar a Francia, algo a lo que el Pontífice habría accedido. Así, según él, Francisco realizará una visita oficial al país galo "a su debido tiempo".