Víctor Manzanares realizó cinco exposiciones para poder convencer al juez Bonadio.


Con sus aportes, Víctor Manzanares logró que el juez federal Claudio Bonadio avale su pedido para convertirse en imputado colaborador en la causa conocidas como los cuadernos de la corrupción. La declaración del excontador de la familia Kirchner podría ser determinante para avanzar en ese caso y en otros de los expedientes como el de la “ruta del dinero k”.

No fue fácil para Manzanares conseguir el aval del titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 11. Tuvo que realizar cinco exposiciones en las oficinas del cuarto piso de los tribunales federales de Comodoro Py para convencer al magistrado de los aportes que podría dar como arrepentido.

Y esta mañana, Bonadio finalmente homologó el acuerdo, con el que se podría abrir una nueva fase en muchas de las causas respecto a las presuntas maniobras de corrupción y de lavado de dinero durante los gobiernos kirchneristas.

Manzanares ingresó así formalmente al Programa de Imputados Colaboradores del Ministerio de Justicia, con la expectativa de mejorar si situación procesal, donde se lo vincula con presuntos delitos de asociación ilícita, lavado de activos y cohecho.

El excontador del fallecido expresidente Néstor Kirchner y de su sucesora Cristina Fernández ingresó provisoriamente a mediados de febrero pasado en el programa de testigos protegidos. Manzanares ya se encontraba detenido en el penal de Ezeiza, pero en el marco de la causa en la que se investiga el lavado de dinero proveniente de la obra pública a través del hotel Los Sauces, controlado por la familia Kirchner.

Ahora, los aportes de Manzanares en la causa de los cuadernos también podrían incluirse en otras de las investigaciones sobre la senadora nacional Cristina Fernández. Así lo recomendó ayer la Sala I de la Cámara Federal al juez federal Sebastián Casanello, quien trata de determinar si existen o no elementos para acusar a la legisladora en la causa conocida como la “ruta del dinero k”, en la que se investigan maniobras de lavado de dinero entre 2010 y 2013.






Comentarios