El frío que azota a la ciudad de Chicago, en Estados Unidos, es desolador y ya se cobró nueve vidas y hay miles de evacuados. La temperatura llegó a tocar los -50 grados y el alcalde, Rahm Emanuel, aconsejó que nadie debía estar "expuesto al aire libre durante más de cinco segundos".

Cuando la tormenta de nieve paró, muchas personas decidieron salir de sus casas pese a las recomendaciones. Esto motivó a un hombre a sacar a pasear a su perro.

Mientras se encontraban por Lincoln Park, en Chicago, su mascota salió corriendo, patinó y cayó dentro del lago Michigan, que está en gran parte congelado.

El hombre no dudó ni un segundo y se lanzó tras su perro, Pika, de tan solo nueve meses. El muchacho sabía que era muy complicado rescatar al animal y puso en riesgo su vida.

El perrito fue pudo resguardarse, pero su dueño no logró salir por sus propios medios y comenzó a pedir ayuda. El socorro llegó con el personal del Departamento de Policía de Chicago que apareció en la zona y pudo auxiliarlo.

Miguel Del Toro, el oficial a cargo del operativo de rescate, comentó que el hombre gritaba desesperadamente "ayúdeme, ayúdeme". Del toro fue quien grabó la acción mediante una cámara colocada en el cuerpo de un oficial. El video fue subido a Youtube y rápidamente se viralizó.

"Ellos salvaron mi vida y siempre les estaré agradecido", dijo el hombre y sostuvo: "Los socorristas nos trataron a mí ya mi perro en la ambulancia y permitieron que Pika se quedara conmigo debajo de la manta térmica en la sala de emergencias".

Mientras tanto, la ola polar empieza a pasar, pero Chicago sigue con temperaturas bajo cero.