La humorista se hizo un bypass gástrico para mejorar su salud y los resultados son increíbles.


La Costa, la artista transformista que integró el panel de Cuestión de Peso y que hace reír a miles de argentinos cada mañana en El Club del Moro, el ciclo de Santiago del Moro, decidió hacerse un bypass gástrico y cambió su vida para siempre.

Bajó 75 kilos en casi un año y ahora publicó en Instagram una foto con los increíbles resultados.

El antes y después es impactante. Pero además de mostrar su transformación física, escribió un profundo y emotivo descargo.

“11 meses. 330 dias creo q son. O más o menos. Parece que fue ayer. Mentira. Todos los días que me despierto me acuerdo de aquel 1ero de diciembre donde crucé la barrera. “Si tu mano te deshonra, cortatela” y yo fue lo q hice. Me corté el estomago, me corté la deshonra. En ese instante en que me vi y comprendí que nadie podía ayudarme más que yo misma. Y mis santitos queridos. Y mis médicos. Y no estaba tan sola en esto como sentía. Un clamor afectivo y luego popular me hizo dar el paso. Dejar el sollozo y la nostalgia y dejarme abrazar”, comienza el texto.

“Lucharla todos los días pero ahora es distinto porque a cada momento tengo que tomar una decisión saludable. Claro que perdí el pelo y la piel me quedó hecha jirones. No hay manera de perder 75 kilos (si, son 75 kilos desde que empezó todo esto) y que el banquete que me di desde los 5 años sea gratis. Y el miedo, eso que siempre digo. El miedo paralizante y estúpido.la trampa que nos hace la adicción y la cabeza y que nosotros caemos rendidos. Y la excusa, esto es por los otros. Mentira. Es por uno que hay que hacerlo, si tanto quisiéramos al otro ya lo hubiéramos hecho antes. Cuidarse, protegerse, apoderarse. Empoderarse. Gracias si a todos los que me ayudaron antes y los de ahora también”, continúa.

“Me opere en el @ocmiok del dr brasesco y me traté durante años con la dra @anacascu_ Y esto no es nada fácil. Pero nada más complicado y sucio y vergonzante que dejarse morir todos los días. El mecanismo que armaba para matarme de a poco. Porque ni ese valor tenía para hacerlo de una vez y para siempre. Asi de a poco pensaba que no se iba a notar. Idiota. Ilusa. Indigna. Bueno acá estoy. Saludable. Una oruga que quiso ser mariposa antes de morir. ¡Salud!”, sigue.

“Que dios me los bendiga y fuerza y adelante para los que la están luchando. Nadie mejor que yo puede decirles que acá si querer es poder. Que primero viene el deseo de estar bien y dps la acción. El sábado festejo en el maipo y es mi última función, a las 21hs y el domingo los veo en el teatro Metro d la plata para seguir…construyendome. Que no es poco”, finaliza.






Comentarios