Se ubicó en el 61,8% en junio, unos 5,3 puntos porcentuales por debajo del mismo mes del año pasado.


La industria sigue pisando el freno: la utilización de la capacidad instalada se ubicó en el 61,8% en junio, unos 5,3 puntos porcentuales por debajo del mismo mes del año pasado, cuando estuvo en el 67,1%, informó hoy el INDEC.

El registro fue el segundo más bajo en los últimos dieciséis meses, sólo superado por el de enero de este año, un mes en el que tradicionalmente la mayoría de las fábricas hace paradas técnicas por mantenimiento y vacaciones de sus trabajadores.

Se trata de números que se veían venir: el organismo oficial había anticipado la semana pasada que la producción industrial registró una caída en junio del 8,1 por ciento respecto al mismo mes del año pasado.

Uno de los sectores que mayor caída mostró fue el de la producción de alimentos y bebidas, que registró una utilización de la capacidad instalada del 59,1% en junio, unos 5,2 puntos porcentuales menos que en el mismo mes del año pasado, cuando se ubicó en el 64,3%.

Esa caída se originó, principalmente, en las disminuciones de la producción de carnes blancas, de la molienda de cereales y oleaginosas y de la elaboración de bebidas.

No obstante, el sector que más parate mostró en junio fue el de la industria automotriz, que utilizó sólo el 47,7% de la capacidad instalada durante el sexto mes del año. Es decir, en promedio, más de la mitad de las líneas de producción no estuvieron en marcha.

El rubro de la metalmecánica excepto automotores registró un uso de la capacidad instalada del 53,6%; productos de caucho y plástico, 54,8%; textiles, 55,4%; productos alimenticios y bebidas, 59,1%.

A su vez, la edición e impresión alcanzó la puesta en marcha del el 60,1% de la capacidad instalada; y sustancias y productos químicos, 61,8%; según reportó el INDEC en la tarde de este miércoles.

Los bloques sectoriales que mostraron en junio niveles de utilización de la capacidad instalada superiores al nivel general fueron: industrias metálicas básicas (80,5%), papel y cartón (71,7%), productos minerales no metálicos (70,6%), refinación del petróleo (68,7%) y productos del tabaco (68,0%).

Si se comparan los guarismos de junio con los del mismo mes del año pasado, los bloques que presentaron una menor utilización de la capacidad instalada son productos alimenticios y bebidos, productos del tabaco, productos textiles, papel y cartón, edición e impresión, y refinación del petróleo.

También muestran caídas preocupantes los rubros de sustancias y productos químicos, productos de caucho y plástico, productos minerales no metálicos, la industria automotriz y la metalmecánica excepto automotores. Por contrapartida, las industrias metálicas básicas registran un mayor nivel de utilización de la capacidad instalada en junio de 2018 respecto de junio de 2017.





Comentarios