El juez Germán Castelli deberá continuar ejerciendo sus funciones en el Tribunal Oral Federal 7 de forma provisoria y hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo, que consiste en saber si su traslado a ese cargo fue en cumplimiento de las exigencias constitucionales o no.

Así lo resolvió este jueves la Corte Suprema de Justicia. El criterio que el máximo tribunal plasmó en su fallo es similar al del martes, por los casos de los magistrados Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi.

Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli (Web)

No obstante, hay una diferencia en el alcance de la decisión: en los casos de Bruglia y Bertuzzi la Corte ya ordenó hacer un nuevo concurso; y ahora, en esta causa, habilitó el tratamiento del per saltum presentado por Castelli para resolver la cuestión de fondo.

Por mayoría, los jueces Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Elena Highton de Nolasco habilitaron el tratamiento del recurso extraordinario por salto de instancia (per saltum) que había presentado Castelli, demorando una resolución final.

Asimismo, esos magistrados revocaron una sentencia que había avalado el desplazamiento de Castelli y suspendieron los efectos de la resolución 183/2020 del Consejo de la Magistratura hasta tanto se dicte sentencia definitiva.

El presidente del máximo tribunal, Carlos Rosenkrantz, votó en disidencia.

La discusión comenzó con la resolución 183 con la que el Consejo de la Magistratura aprobó revisar los traslados de 10 jueces por considerar que se hicieron de manera irregular y remitió ese dictamen al Poder Ejecutivo.

Son traslados realizados por el gobierno de Mauricio Macri sin acuerdo del Senado, aunque con diferencias en varios aspectos. Castelli, Bruglia y Bertuzzi fueron a la Corte, quien los restituyó a los cargos que les había dado el macrismo, por un plazo perentorio.

La Corte ordenó ahora que Castelli continúe en su cargo hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo que es la constitucionalidad o no de su traslado al Tribunal Oral Federal 7 (TOF7), en una resolución dada a conocer hoy.

Sobre los casos de Bruglia y Bertuzzi había decidido que podían quedar como magistrados de la Sala I de la Cámara Federal porteña hasta tanto se elijan sus reemplazos por el trámite constitucional y encomendó a la Magistratura que se ocupe de ello.

El TOF 7 tiene la responsabilidad de realizar los juicios sobre casos de corrupción que tiene entre los principales acusados a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y a los ex funcionarios Julio De Vido, César Milani, Roberto Baratta, entre otros.

Este mismo tribunal tiene a su cargo entre otras causas la conocida como “los cuadernos de las coimas”. En noviembre de 2019, un año atrás, le reclamó a la Corte que le aumente el personal y que le reduzca la cantidad de casos.