El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró en un encuentro con simpatizantes que la pandemia se está "terminando", sin embargo este viernes 508 murieron por coronavirus en el país, que ya roza los 160.000 decesos por la enfermedad desde marzo.

Pese a haberse contagiado él mismo, Bolsonaro le restó importancia siempre a la pandemia a la que llegó a calificar como "una gripecita" y ahora está abogando por evitar que la vacuna sea obligatoria en el país.

Esta campaña del presidente desembocó en un pulso con el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, al que, según comentó el diario local 'Folha', calificó como "autoritario" y lo acusó de querer vacunar rápido a los ciudadanos del estado que gobierna para así atribuirse "el fin de la pandemia".

No es la única polémica referente a las vacunas en la que está envuelto Bolsonaro, ya que también intentó parar la compra y la producción de uno de los proyectos de vacuna chinos llevada a cabo por su propio Ejecutivo.

Jair Bolsonaro visitó al minsitro de Salud, Eduardo Pazuello, que está internado por coronavirus (Foto: REUTERS/Adriano Machado)

Este viernes fue su propio vicepresidente, Hamilton Mourão, quien tildó de "lucha política" las disputas en torno a la vacuna china Coronavac de Bolsonaro con Doria y aseguró que el Gobierno ya comprometió recursos para la vacuna, según informó el portal digital 'Uol'.

También este viernes, el ministro de Salud de Brasil, Eduardo Pazuello, que dio positivo por coronavirus hace unos días, ingresó en un hospital privado de Brasilia, según informó el diario 'Folha'.

La cartera de Salud niega que este ingreso se haya producido porque el estado de salud de Pazuello haya empeorado en relación a la enfermedad, sino que solo acudió al hospital para realizarse unas pruebas tras sufrir una deshidratación.

"El Ministro de Salud, Eduardo Pazuello, acudió al hospital DF Star, en Brasilia, este viernes por la noche para someterse a pruebas de seguimiento del tratamiento de la COVID-19", indicó el Ministerio en un comunicado, tras asegurar que "el procedimiento es parte de la conducta indicada por el equipo médico del ministro".

Tras confirmarse el positivo de Pazuello, y desaviniendo las indicaciones médicas de permanecer aislado, el ministro recibió la visita de Bolsonaro, con quien había mantenido un pulso semanas anteriores por la compra de vacunas chinas, desmintiendo así cualquier atisbo de discordia entre ambos.

Con el positivo del ministro de Salud son un total de doce ministros del Gobierno de Bolsonaro los que han contraído la enfermedad, además del propio presidente.

508 muertes y 22.282 nuevos contagios

Tras los pronósticos del presidente, el Ministerio de Salud brasileño anunció este viernes la detección de 22.282 nuevos contagios y 508 muertes en su balance diario.

Con estas cifras, el país suma 5.516.658 infecciones en lo que va de pandemia y 158.969 muertes, a las que se podrían añadir otras 2.300 que se encuentran bajo investigación, según Agencia Brasil.

Además, el país tiene 390.917 casos activos, mientras que casi 5 millones de personas se han recuperado de la enfermedad.