En el barrio 20 de junio, cercano al terreno desalojado este jueves por la madrugada en Guernica, partido de Presidente Perón, terminaron en medio de los enfrentamientos entre la policía y los ocupantes del predio que se resistían al operativo de desalojo.

Esta mañana, a 400 metros del lugar, se pudo ver a una nena jugando con los casquillos de las balas de goma y cartuchos de gases lacrimógenos que la Policía de la provincia de Buenos Aires disparó contra las personas que se resistían al operativo con piedras, palos y botellas.

Los habitantes del barrio 20 de junio se resguardaron en sus casas mientras escuchaban los estruendos. A raíz del fuerte despliegue, algunos de ellos, les dieron asilo a las familias desalojadas que estaban con sus hijos.

El hermanito de 7 años de la niña contó a TN que "fue una situación feísima, tuvimos miedo de todo. Tiraban cascotes a la Policía y ellos respondían con balas de goma y granadas (gases lacrimógenos)". "Me desperté sin pensar qué era y escuché una banda de tiros muy fuertes", agregó el nene.

Guernica, Buenos Aires. (AP Photo/Natacha Pisarenko)

La madre de los niños, al escuchar el relato de su hijo, manifestó: "Es terrible todo esto". "Todo lo que pasamos nosotros lo va a pasar la gente que vive en Guernica, los propios locales. Están allá, haciendo el mismo lío", quien detalló: "La Policía se va a quedar acá 15 días a cuidarnos porque tal vez puedan venir de vuelta".

Por su parte, su marido relató que en la zona hay muchas casas que están en construcción, como la suya, y que los ocupantes del predio tomado en Guernica ingresaron a las propiedades para robarse los materiales y usarlos a modo de cascotes. "Yo tenía unos pallets y los llevé para atrás. Porque nos quedábamos sin nada", contó.