Lo anunció este viernes el propio Shinzo Abe en una conferencia de prensa.


El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, renunció este viernes a su cargo por problemas de salud, luego de varias semanas de especulaciones en relación a su estado.

“Como ya no estoy en condición de responder con confianza al mandato de los ciudadanos, he decidido que debería no seguir en el puesto de primer ministro“, sostuvo el propio Abe en conferencia de prensa, según consignó la agencia Europa Press en base a información de la agencia Kiodo.

Shinzo Abe. (dpa)

Esta semana, el ahora renunciante primer ministro japonés había visitado nuevamente un hospital de Tokio, en el marco de crecientes rumores acerca de su estado de salud.

Ese mismo día, el lunes último, Abe se había convertido en el premier con más tiempo en el cargo de forma ininterrumpida en la historia de su país, con 2.799 días consecutivos al frente del Gobierno.

“Me hice exámenes clínicos adicionales. Quiero hacer lo mejor que pueda para cuidar al máximo mi condición física”, había dicho Abe, de 65 años, al regresar a sus oficinas después de la visita que hizo al hospital de la Universidad de Keio.

El jefe del Gobierno nipón venía ya realizándose exámenes médicos, y tanto él como su círculo más próximo había señalado que no tenía problemas de salud preocupantes.

No obstante, la visita del lunes último al hospital se había producido semanas después de que surgieran especulaciones alimentadas por versiones de un semanario -no confirmadas oficialmente-, sobre un vómito de sangre que Abe habría tenido el pasado 6 de julio.

Con información de Télam.


En esta nota:

Internacional Japón


Comentarios