Los supermercados cortaron la racha de alza. Mientras, los shoppings siguen casi sin facturar. Crecen las ventas de electrodomésticos.


La cuarentena contra el Covid-19 que rige en la zona metropolitana de Buenos Aires y otros centros urbanos del país sigue afectando fuertemente al consumo, que da señales de recuperación en algunos sectores pero muestra datos catastróficos en otros.

Los supermercados siguen facturando, aunque desaceleró su actividad en junio; los shopping, cerrados en casi toda la Argentina, no están vendiendo prácticamente nada; y la venta de electrodomésticos aparece como un “brote verde”.

Esto se desprende de número oficiales difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) en tres informes correspondientes a junio, un mes en el que la Capital Federal y el Gran Buenos Aires tuvieron 17 días de aislamiento duro con la intención infructuosa de frenar la pandemia de Covid-19.

Datos adicionales a los del Indec demuestran que el aislamiento y el distanciamiento social que establecieron las autoridades como medidas sanitarias son decisivas para el comercio, uno de los sectores más golpeados por la pandemia junto al turístico y al cultural.

La demanda de electricidad, por ejemplo, registró en junio un crecimiento del 0,9% con relación a igual mes del 2019, aunque la suba fue producto del bajo nivel de comparación, informó la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec).

La entidad explicó que el crecimiento en el consumo global de electricidad fue consecuencia de que junio de 2019 fue el segundo mes de mayor caída en los últimos 20 años. Por entonces, Argentina ya registraba una profunda recesión.

Se produjo un fuerte ascenso en los usuarios residenciales, aunque la caída en los comerciales e industriales fue importante, tras el aislamiento decretado el pasado 20 de marzo”, señaló la entidad.

(Foto: EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

Datos oficiales

Las ventas de los supermercados cayeron 1,5% anual en junio, tras cuatro meses consecutivos de alza. Así se cortó un raid positivo que se había iniciado en febrero, tras trece meses de con bajas de hasta el 14,5% anual.

Al ritmo de la crisis, la gente recurre cada vez más a la tarjeta de crédito para abastecerse de alimentos. En junio, adquirió productos por 29.466 de pesos con el plástico, lo que equivalió al 37,6% del total de facturación de los supermercados.

A precios corrientes, las ventas relevadas en junio en la Encuesta de Supermercados sumaron 78.330,3 millones de pesos, lo que representó un incremento de 43,8% anual.

En tanto, los shoppings siguen muy golpeados. Sus ventas totales a precios constantes cayeron 88,6% respecto al mismo mes del año anterior. Y no se vislumbra un rebote dado que estos espacios comerciales siguen cerrados en casi todo el país pendientes de la política sanitaria.

La cuarentena es determinante para este sector (como para muchos otros). Si se observa el nivel de facturación constante en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), hay una baja interanual del 97,8%. En lo que se denomina “resto del país”, el descenso es del 73,4%. Los centros de compra de las regiones Pampeana, de Cuyo y el Norte del país siguen facturando más que los del AMBA, zona que en el periodo prepandemia representaba el 45% del consumo total en estas superficies.

Por otro lado, la comercialización de electrodomésticos aumentó 46,4% anual en junio, contra una inflación del 42,8% en el mismo período. Es uno de los primeros indicadores que comenzaron a mostrar incremento real positivo.

En el segundo trimestre, los grupos de artículos cuyas ventas tuvieron los mayores aumentos fueron: “Computación y accesorios informáticos”, con 4.118,5 millones de pesos y un alza interanual del 100,6%; y “Televisores, video y fotografía”, que creció 47%, hasta los 7.461,5 millones de pesos; el resto de los rubros estuvo por debajo de la inflación acumulada pero manteniendo la tendencia de recuperación.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.


En esta nota:

Economia


Comentarios