"Era necesario resolver el tema de la deuda", reconoció el Presidente en una entrevista televisiva.


El presidente Alberto Fernández aseguró este martes por la noche que “era necesario resolver el tema de la deuda” y que “con este acuerdo, el país está volviendo al mundo dignamente” y recuperando “su capacidad de decisión” a la hora de distribuir sus recursos.

“Era necesario resolver el tema de la deuda. Con este acuerdo, el país está volviendo a entrar al mundo dignamente”, dijo el mandatario en diálogo con C5N.

Agregó que “un país endeudado está muy condicionado” y que con el acuerdo “hoy recuperamos capacidad de decisión” para destinar los recursos de Argentina, y puso como ejemplo el Programa Procrear que se relanzó este martes.

El jefe de Estado atribuyó este resultado a “todo el Gobierno”, marcó la participación de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner como “parte de esta decisión” para llegar a un acuerdo con los acreedores extranjeros.

“Este es el resultado de todo un Gobierno. Cristina es parte de esta decisión”, dijo el Jefe de Estado en referencia al acuerdo logrado con los acreedores externos luego de una ardua negociación.

En este marco dijo que estaba “eternamente agradecido al papa Francisco”, y también al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, a la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, y al resto de los presidentes del mundo que ayudaron a Argentina en esta negociación.

Agradeció el acompañamiento de su fuerza política, el Frente de Todos, y destacó también las palabras del exministro de Economía Roberto Lavagna y de la Vicepresidenta que le dijeron a la hora de negociar: “mirá el contexto y ablandate un poco”.

Respecto al acuerdo alcanzado, el Presidente afirmó que está “satisfecho” porque es producto de “una lógica correcta y y una estrategia adecuada”, y permite “salir de la lógica del ajuste”.

Con Martín tuve una buena idea” dijo Alberto Fernández respecto al ministro de Economía Martín Guzmán, quien llevó adelante la negociación,.

“Supo interpretar mi demanda política de lograr un acuerdo que no se convierta en sacrificio de los argentinos y diseñó una estrategia muy acertada que tuvo el resultado que hoy se conoció con el acuerdo”, destacó respecto a Guzmán.

Como ejes del país a partir de ahora dijo que eran el desendeudamiento, la acumulación de reservas, tener un dólar competitivo para poder exportar, recuperar cuanto antes el equilibrio fiscal y tener una balanza comercial favorable a la Argentina.

El mandatario también se refirió a las 60 medidas y dijo: “ya están diseñadas, ahora estamos viendo cómo pueden repercutir mejor en las provincias, por eso el ministro del Interior Eduardo Wado De Pedro y el ministro de Producción Matías Kulfas están hablando con los gobernadores”.

Reforma judicial

El Presidente afirmó que no busca una “venganza” contra el macrismo y aseveró que con la reforma judicial que impulsa su gobierno solamente quiere que “la justicia haga justicia”.

“No me estoy peleando con la Corte, no tengo nada con la Corte” Suprema de Justicia de la Nación, añadió el jefe del Estado.

Agregó que “lo que es necesario pensar es cómo funciona el servicio de justicia, mas allá del número de integrantes de la Corte” e insistió con que no tiene problemas con el máximo tribunal.

Por otro lado, el Presidente negó que vaya a impulsar una “venganza” judicial contra el expresidente Mauricio Macri y exfuncionarios de Juntos por el Cambio.

“No lo voy a hacer porque la vi sufrir a Cristina (Fernández de Kirchner). Solo pido a la justicia que haga justicia y no voy a levantar un teléfono para hablar con un juez”, enfatizó.

Tras reivindicar el proyecto de reformas en la justicia y la oportunidad para discutirla, dijo que no entiende por qué se debería postergar el debate, y afirmó que “hay jueces probos, incluso jueces que nombró Macri”.

Y en el marco de esas modificaciones propuestas, puso como ejemplo que “el 85%” de las resoluciones de la Corte Suprema están vinculadas con rechazos a recursos que llegan al máximo tribunal.

“Digo lo que veo. La Corte fue avanzando jurisprudencialmente, cuando hay arbitrariedad, cuando hay riesgo constitucional, per saltum, y eso hizo que la discrecionalidad de la Corte sea muy alta. Son cosas que hay que revisar”, dijo respecto al funcionamiento del máximo tribunal.

Más en general, respecto a la reforma de la Justicia que impulsa el Poder Ejecutivo, dejó en claro que el proyecto que elaboren los juristas que integran el consejo consultivo creado para ese fin será enviado al Congreso con el objetivo que “se corrija”, si se considera necesario.

Son leyes que deberán debatirse en el Congreso, no entiendo porqué postergar ese debate“, concluyó.

Con información de Télam.




Comentarios