Pablo Ceriani aclaró que los servicios internacionales dependerán de la evolución de la pandemia en otros países. La fecha sería el 1 de septiembre.


La compañía de bandera Aerolíneas Argentinas (AA) proyecta reanudar los vuelos de cabotaje en septiembre, aunque la reactivación total de los servicios dependerá de la evolución de la pandemia del coronavirus.

Así lo reveló este viernes el presidente de AA, Pablo Ceriani, en declaraciones radiales: “Es día a día… nosotros esperamos que cuando pase el invierno ya estemos volando”.

Ceriani remarcó que los primeros servicios que se habilitarán son los internos y explicó que actualmente se realizan algunos de esos vuelos de cabotaje a pedido especial de los gobernadores.

Pablo Ceriani, CEO de Aerolíneas Argentinas. REUTERS/Agustin Marcarian

“Entendemos que en algún momento, de acá a un par de meses, volverán algunos vuelos regulares y para esos vuelos se preparó un protocolo de seguridad que le garantice al pasajero que el transporte aéreo es absolutamente seguro y que es el más seguro como siempre lo ha sido”, agregó en diálogo con El Destape.

El titular de AA desestimó la posibilidad de que los vuelos se normalicen y alcancen antes del año que viene la frecuencia que tuvieron antes de que se desate la crisis del coronavirus.

El nivel de tráfico que teníamos el año pasado ni siquiera el año que viene esperamos que pase eso. ¿Cuándo retornan los vuelos regulares? Eso va a depender de las directivas del Ministerio de Salud y de cómo evoluciona la pandemia”, insistió.

Y reiteró que en el caso de los vuelos internacionales, “se van a ir liberando a velocidades distintas, dependiendo de cómo evolucione la pandemia en distintos lugares del mundo”.

Este jueves, el vicepresidente para América de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Peter Cerda, manifestó que la Argentina mantiene su decisión de retomar los vuelos regulares a partir del 1 de septiembre próximo.

EFE/ Aerolíneas Argentinas

En un contacto con la prensa por videoconferencia, el directivo dijo esa fecha se mantiene, más allá de los pedidos realizados desde el organismo para modificar esa decisión.

“Hemos estado en conversaciones continuas con el Gobierno argentino, trabajando en tres áreas: el alivio financiero a la industria, fuertemente golpeada por la inactividad; la posibilidad de agilizar la fecha de reinicio; y la reactivación del tráfico aéreo, para que, cuando esto ocurra lo realicemos de manera alineada y no de forma aislada”, dijo Cerda.

El ejecutivo subrayó que “el diálogo es abierto y constante” con las autoridades argentinas y que esperan poder “ir resolviendo las diferentes situaciones”.

Sostuvo que el Gobierno “debe auxiliar a las compañías aéreas para que puedan estar en condiciones de reiniciar las actividades, así como lo está haciendo con el transporte de ómnibus, al que hoy nos enteramos se ha decidido otorgarle un subsidio para su funcionamiento”.

“Sabemos -aseveró- que el Ministerio de Transporte de Argentina tiene una agenda muy complicada, pero estamos trabajando con ellos para lograr que, así como se auxilió al transporte terrestre, se haga con el transporte aéreo y no perdamos a las aerolíneas”.

EFE/ Aerolíneas Argentinas

Al respecto mencionó lo sucedido con Air New Zealand, que anunció que no volverá a operar la ruta entre Auckland y Buenos Aires.

Perder una aerolínea no es solamente esa pérdida en sí, sino también el impacto que tiene en otras aerolíneas, tanto Aerolíneas Argentinas, por ejemplo, que trasladaba los pasajeros que Air New Zealand traía al país, como LATAM o JetSmart, que también se nutrían de estos pasajeros”, dijo.

“Es importante mantener la conectividad interior, pero también con el exterior”, detalló Cerda, “porque eso representa trabajo y conexión con el resto del mundo, algo que será fundamental a la hora de reactivar la economía”.

“Es una preocupación que tenemos con Argentina, pero también con todos los países de la región”, abundó.

Señaló que “la pérdida de 18 mil millones de dólares de las aerolíneas latinoamericanas, establecida hasta fines de abril, ha quedado atrás porque el cierre de fronteras en la región se mantiene y los aviones seguirán en tierra por mucho tiempo más aún”.

“Calculamos que, en algunos casos, ese parate será de cinco meses y muy pocas compañías están en condiciones de soportar esa inactividad”, advirtió.

Por último, recalcó que “volar será seguro”, debido a que las compañías emitieron “un documento para alinear las medidas de seguridad y salud en todos los países, para el momento de la reactivación”.

“Es necesario que podamos transmitir a los pasajeros que la aviación no está considerada fuente de transmisión del virus para recuperar la confianza y que la gente se decida a volver a volar y de esa manera poder encarar una reactivación de la industria”, completó.




Comentarios