Después de casi una década, astronautas de la NASA despegarán desde EE.UU. rumbo a la Estación Espacial Internacional. El lanzamiento, al que asistirá Trump, está previsto para este miércoles.


Por primera vez y después de prácticamente una década, astronautas estadounidenses partirán al espacio a bordo de una nave de ese país y desde el tradicional centro de lanzamientos de Cabo Cañaveral, en la península de Florida. Hasta ahora, y desde 2011, los vuelos tripulados por astronautas de Estados Unidos a la Estación Espacial Internacional (ISS) se hacían gracias a naves rusas.

La última vez que Estados Unidos voló al espacio con una nave propia tripulada fue en 2011, a través del transbordador espacial Atlantis. En la imagen, el último despegue de aquella nave, el 8 de julio de ese año, desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida. Los tres transbordadores que se utilizaban están hoy en museos de EE.UU.

Los astronautas de la NASA Robert Behnken y Douglas Hurley viajarán a la ISS tripulando la nave espacial Crew Dragon, de la empresa privada SpaceX. Si no hay contratiempos, ésta será lanzada este miércoles a través de un cohete Falcon 9, a las 17.33 (hora de Argentina), desde el complejo denominado 39A. El presidente de EE.UU., Donald Trump, asistirá al lanzamiento. 

El cohete Falcon 9, de SpaceX, ya ubicado en la histórica plataforma de lanzamiento 39A de la NASA. Todo listo para el despegue, que marcará una nueva era espacial para EE.UU.

La histórica plataforma 39A es la misma desde la que partían los vuelos triupulados Apolo a la Luna desde fines de los 60, y la que se empleó desde la primera y hasta el última misión de los transbordadores espaciales.

Ahora, el objetivo de la nave espacial Crew Dragon es llevar a los astronautas Behnken y Hurley a la Estación Espacial Internacional, que orbita la Tierra de forma permanente a unos 400 kilómetros de nuestro planeta, donde cumplirán con una larga permanencia. Este objetivo está contemplado en la misión Demo-2. La Demo-1 se hizo el año pasado con una nave no tripulada.

Como prueba final de vuelo para SpaceX, la misión Demo-2 validará el sistema de transporte de tripulación de la compañía, incluidas la plataforma de lanzamiento, el cohete, la nave espacial y las capacidades operativas. Esta también será la primera vez que los astronautas de la NASA pondrán a prueba los sistemas de la nave espacial en órbita.

Descripción de la misión de la cápsula Crew Dragon de SpaceX, que despegará hacia la Estación Espacial Internacional mañana miércoles 27 de mayo de 2020.

Behnken y Hurley estuvieron entre los primeros astronautas en trabajar y entrenarse en el vehículo espacial de nueva generación de transporte humano de SpaceX y fueron seleccionados por su amplia experiencia como pilotos de prueba y de vuelo, que incluye varias misiones en transbordadores espaciales.

Behnken será el comandante de operaciones conjuntas de la misión, encargado de actividades como la maniobra de cabeceo, el atraque y el desacoplamiento, así como las actividades de Demo-2 mientras la nave espacial esté acoplada al complejo orbital. Fue seleccionado como astronauta de la NASA en el año 2000 y ha completado dos vuelos de transbordadores espaciales.

Los astronautas Bob Behnken (a la izquierda) y Doug Hurley, durante uno de los numerosos ensayos previos al primer vuelo tripulado de la nave Crew Dragon, de SpaceX.

Behnken formó parte de la misión STS-123 en marzo de 2008 y de la STS-130 en febrero de 2010; y realizó tres paseos espaciales durante cada misión. Nacido en St. Anne, Missouri, tiene una licenciatura en física e ingeniería mecánica de la Universidad de Washington y obtuvo una maestría y un doctorado en ingeniería mecánica del Instituto de Tecnología de California. Antes de unirse a la NASA, Behnken era ingeniero de pruebas de vuelo con la Fuerza Aérea de EE.UU.

El astronauta Robert Behnken (49 años). Realizó tres caminatas espaciales en cada uno de los dos vuelos de transbordador en los que participó (en 2008 y 2010).

Hurley, en tanto, será el comandante de la nave espacial de Demo-2, encargado de actividades como el lanzamiento, el aterrizaje y la recuperación. Fue seleccionado como astronauta en el año 2000 y ha completado dos vuelos espaciales. Hurley sirvió como piloto y operador principal de robótica durante la misión STS-127 en julio de 2009 y la STS-135, la última misión del transbordador espacial, en julio de 2011.

Oriundo de Nueva York, Hurley nació en Endicott pero considera a Apalachin su ciudad natal. Tiene una licenciatura en ingeniería civil de la Universidad de Tulane en Luisiana y se graduó en la Escuela de Pilotos de Pruebas Navales de EE.UU. en Maryland. Antes de unirse a la NASA, fue piloto de combate y piloto de pruebas en el Cuerpo de Marines de los EE.UU.

El astronauta Douglas Hurley (53 años). Fue uno de los tripulantes del último transbordador espacial que voló, en julio de 2011.

Tras despegar de la plataforma de lanzamiento 39A en un cohete Falcon 9, la Crew Dragon acelerará a sus dos pasajeros a aproximadamente 27.360 km/h y los pondrá en curso de intercepción con la Estación Espacial Internacional.

Una vez en órbita, la tripulación y el control de la misión de SpaceX verificarán que la nave espacial esté funcionando según lo previsto, poniendo a prueba el sistema de control ambiental, las pantallas y el sistema de control y los propulsores de maniobra, entre otros elementos.

En aproximadamente 24 horas, Crew Dragon estará situada para encontrarse y acoplarse a la Estación Espacial. La nave espacial está diseñada para hacer esto de forma automática, pero los astronautas a bordo de la nave espacial y la ISS supervisarán diligentemente el enfoque y el acoplamiento y pueden asumir el control de la nave espacial si fuera necesario.

En marzo de 2019, se hizo una prueba de viaje (Demo-1) de la nave Crew Dragon a la Estación Espacial Internacional, aunque todavía sin tripulantes. La imagen, tomada desde la propia Estación Espacial – a unos 20 metros- muestra a la nave acoplada al módulo Armonía del complejo orbital. El ensayo resultó exitoso y sirvió como prueba para este primer vuelo tripulado.

Tras acoplarse con éxito, Behnken y Hurley serán bienvenidos a bordo de la Estación y se convertirán en miembros de la tripulación de la Expedición 63 (la que actualmente se encuentra en el complejo orbital, formada por Chris Cassidy, de la NASA, y los cosmonautas rusos Anatoly Ivanishin e Ivan Vagner. Harán pruebas en Crew Dragon además de llevar a cabo investigaciones y otras tareas con la tripulación de la Estación Espacial.

Aunque la nave Crew Dragon que se va usar para esta prueba de vuelo podría permanecer en órbita unos 110 días, la duración de la misión específica se determinará una vez esté en la Estación, dependiendo de la preparación del próximo lanzamiento comercial tripulado. La nave espacial Crew Dragon operativa será capaz de permanecer en órbita durante al menos 210 días como un requisito de la NASA.

Tal como ya se probó el año pasado con un ejemplar no tripulado de la nave, la Crew Dragon se desacoplará de la Estación Espacial cuando la NASA lo determine y regresará con los astronautas a la Tierra.

Al concluir la misión, Crew Dragon se desacoplará de forma autónoma con los dos astronautas a bordo, partirá de la Estación Espacial y volverá a entrar en la atmósfera de la Tierra. Tras amerizar frente a la costa atlántica de Florida, la tripulación será recogida en el mar por el buque de recuperación Go Navigator de SpaceX y regresarán a Cabo Cañaveral.

Una vez que la nave reingrese a la atmósfera terrestre, descenderá hasta caer lentamente al océano Atlántico, frente a las costas de Florida, mediante la combinación de paracaídas. A continuación, será rescatada por el buque Go Navigator.

La misión Demo-2 será el último gran paso previo para que el programa de tripulación comercial de la NASA certifique a Crew Dragon para misiones operativas de larga duración en la Estación Espacial. Incluso, esta nave podría servir para promover la industria turística relacionada con el espacio.




Comentarios