La mediática reveló que su novio de los 23 años le era infiel al descubrir algo impactante.


Nazarena Vélez aprovechó el aislamiento social para contar una historia con una expareja. “La cuarentena me agarró reflexiva y con ganas de hablar”, escribió junto a un video al que tituló: “Cuándo y cómo me enteré que era cornuda”.

“Tenía 23 años. Fue mi segunda relación. Yo me había separado de Alejandro (Pucheta) y, a los dos años, empecé a salir con este pibe que no vamos a nombrar, porque en otros capítulos también vamos a hablar de otras cosas que he vivido con él mucho más graves que un cuerno, que tienen que ver con la violencia de género”, comenzó Nazarena.

Y continuó: “Era muy pendeja y venía de un fracaso matrimonial. Estaba como un poquito deslumbrada, no sé de qué porque en realidad no tenía nada para deslumbrarme. Pero estaba embobada. Cuestión que yo ya sentía que este hombre con el que no convivía, porque yo vivía en Quilmes todavía y él en Capital, me estaba cagando. ¿Viste esas cosas que una siente?”.

Luego, explicó que un día se había quedado a dormir en el departamento de este hombre y decidió investigar: “Me dije: ‘Si este pibe me está cagando, algo tengo que ver´. Así que miré para un lado y para el otro y empecé a revisar, a ver si había una tanga”.

En esa búsqueda, se percató que frente a la cama había una videoteca con varios VHS, algunos sin rotular. “Otras veces que me había quedado en el departamento le había dicho por qué no veíamos algo y él me había dicho que eran cosas de su laburo. Pero ese día, se me dio por agarrar uno de esos videos. Estaba lleno de chicas con las que él tenía relaciones. Lo vi con más de ocho minas distintas”, reveló.

“Lo peor fue cuando se me ocurre ver un video que tenía como una ‘X’ y era yo, que estaba filmada con él, teniendo relaciones todas las veces que habíamos estado en su casa en los dos años que llevábamos de pareja. O sea, me había filmado sin que yo me entere”, manifestó.

Nazarena descubrió en su momento que en una de las esquinas del cuarto había una cámara: “La tenía ahí y le había tapado la lucecita roja. Es de ciencia ficción, pero se ve que cuando se le cantaba me filmaba a mí y a las otras con las que estaba. Sólo que conmigo tuvo el reparo de tener un video aparte, con las otras era un mix. Un asco”.




Comentarios