A pesar del aislamiento por coronavirus, Araceli celebró a lo grande y hasta compartió sus enseñanzas. "Hay que querer mucho a todos, hay que dar cariño", aseguró.


Araceli nació en Artajona, ciudad de la Comunidad de Navarra, en España, y llegó a la Argentina hace ya muchos años, escapando de la violencia. Ahora, ella vive en el Hospital Cardenal Pironio de Rauch, donde celebró su cumpleaños número 101.

Debido al aislamiento social obligatorio por coronavirus, sobre todo en su caso, Araceli no pudo recibir visitas, pero los trabajadores del hogar le organizaron una celebración muy especial. Junto al resto de los residentes, la mujer cocinó, escuchó música de su ciudad natal y habló con sus familiares y amigos por videollamada.

La vida de Araceli no fue fácil: además de haber tenido que abandonar su tierra, perdió a su madre cuando era muy joven y tuvo que soportar la guerra civil en medio de la pobreza. También vivió la Segunda Guerra Mundial y, como si fuera poco, ahora sobrevive a la batalla de la humanidad contra el COVID-19.

“Estoy muy emocionada con tanto homenaje”, le dijo la mujer a los seres queridos que la miraban a través de la aplicación Zoom. “Veo que todos me quieren, muchas gracias por todo, no tengo palabras para agradecer”, repitió varias veces, visiblemente emocionada.

El emotivo festejo de Araceli, la mujer que cumplió 101 años y se comunicó con sus seres queridos con por videollamada. (Foto: captura video)

Además de agradecer, Araceli aprovechó para dejarles sabios consejos a sus familiares y amigos: “Que sean buenos, que se quieran, que se amen. Hay que querer mucho a todos, hay que dar cariño”, les pidió, y respecto de la cuarentena agregó que “hay que aceptar, todo es por el bien de la humanidad“.




Comentarios