Sus irresponsables dichos generaron repudio en la comunidad científica.


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, generó revuelo en la comunidad científica y en general al sugerir posibilidad de tratar el coronavirus con “una inyección” de “desinfectante” o aplicando “luz solar” en el cuerpo humano para poder así vencer a la Covid-19.

“Veo que el desinfectante lo noquea en un minuto, en un minuto. ¿Hay alguna manera de que podamos hacer algo como una inyección dentro o casi una limpieza? Como pueden ver, llega a los pulmones y alcanza una cifra tremenda en los pulmones, por lo que sería interesante comprobar eso”, le dijo Trump al director de la División de Tecnología y Ciencia del Departamento de Seguridad Nacional, Bill Bryan.

La “sugerencia” del presidente se dio después de que Bryan expusiera sobre las medidas para evitar la propagación del coronavirus, en la que dijo que el virus “muere rápido” cuando está expuesto a la luz solar.

A raíz de esa afirmación, Trump directamente preguntó si se puede “meter luz solar dentro del cuerpo” para que venza al coronavirus. “Por tanto, supongamos que exponemos al cuerpo a una tremenda cantidad de luz, ya sea ultravioleta o solo luz muy potente. Creo que ha dicho usted que eso no se ha comprobado”, dijo mirando a Bryan.

Luego Trump continuó su argumentación sin base científica y planteó la posibilidad de “una inyección” de “desinfectante” en el cuerpo humano para que el organismo pueda acabar con la enfermedad generada por el coronavirus, aunque no detalló a qué desinfectante se refiere.

Tras la comparecencia de Trump, los expertos científicos y sanitarios criticaron sus afirmaciones por considerar que son un mensaje irresponsable e “inadecuado” en términos sanitarios. “Esta noción de inyectar o ingerir cualquier tipo de producto de limpieza en el cuerpos es irresponsable y es peligrosa”, aseguró el neumólogo Vin Gupta, en declaraciones a NBC News. “Es un método habitual para las personas que quieren matarse”, agregó.

No es la primera vez que el presidente de Estados Unidos propone en sus ruedas de prensa utilizar tratamientos cuya eficacia no está demostrada para luchar contra el coronavirus, como es el caso de la cloroquina.




Comentarios