El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, analiza retener a algunos de los 15 funcionarios que terminaron afuera de esa cartera, tras el escándalo que se desató por las compras de alimentos con sobreprecios, es decir, con valores  que se encuentran por encima de los considerados por la Sindicatura General de la Nación (SIGEN).

El principal apuntado fue el secretario de Articulación de Política Social, Gonzalo Calvo, quien fue despedido y que fue parte del área de Desarrollo Social durante la gestión de Alicia Kirchner.

Gonzalo Calvo. (foto: CEPOC)

Por su parte, uno de los que se presume que seguiría en su cargo -según publicó Clarín-  es el subsecretario del área Carlos Montaña, un hombre cercano a Sergio Berni.

"Nadie nos desplazó. Pusimos la renuncia a disposición. Es más, pensamos que vamos a seguir trabajando. Está en potestad del ministro aceptarla o rechazarla", manifestó Montaña, quien también es vicepresidente de Independiente.

Tras la salida de Calvo, la secretaría en cuestión, que es considerada clave para combatir la pandemia de coronavirus en materia alimentaria, quedará a cargo de Erika Roffler, jefa de gabinete de Arroyo.

Con respecto a las reincorporaciones, están en período de revisión. Una de las cuestiones que están bajo análisis es el costo político del recambio de nombres o no.

Por su parte, Arroyo se reunió este martes con el presidente Alberto Fernández en Olivos y con intendentes del interior bonaerense para avanzar con los fondos rotatorios con el fin de comprar alimentos y artículos de limpieza.