El secretario de Articulación de Políticas Sociales, Gonzalo Calvo, fue el responsable de autorizar las compras de azúcar y aceite a valores por encima de los "precios testigo" fijados por la Sindicatura General de la Nación (Sigen), motivo por el que el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, lo despidió.

Calvo ya tenía antecedentes por corrupción como sectretario de Seguridad en la municipalidad de Almirante Brown y ya había trabajado en el área de Desarrollo Social durante la gestión de Alicia Kirchner.

En marzo de 2019, Calvo tuvo que renunciar a su cargo en Almirante Brown, debido a un video que circuló en Facebook en el que supuestamente el funcionario cobraba coimas a una empresa de seguridad privada.

Tras su salida de la municipalidad, la Justicia inició una investigación por corrupción, pero finalmente fue sobreseído de la causa.

Todo comenzó a partir del pedido de compra de insumos para los sectores Tomàs vulnerables a raíz del coronavirus. Justamente, la solicitud fue realizada por la Secretaría de Articulación de Política Social a cargo de Calvo, quien asumió en diciembre pasado.

Esta situación despertó las críticas de la oposición y Patricia Bullrich, exministra de Seguridad, fue una de las que se refirió al respecto al señalar que Calvo conocía a los empresarios involucrados desde la época que era secretario de Seguridad en Almirante Brown.

“Lo que pasó es una acción de corrupción absolutamente lamentable porque el funcionario que fue echado tuvo antecedentes de hechos similares”, indicó.

“Es una persona que conocía perfectamente a estos empresarios, que fue jefe de seguridad de Almirante Brown y que conocía el parque industrial en Burzaco donde están estas tres empresas. No es un hecho casual. El funcionario conocía a todas las empresas. Trabajó en la intendencia de Almirante Brown y fue echado por coimas. No podía ser funcionario público por los antecedentes”, sentenció.