Empezó como un chiste y se salvó de una tragedia.


Las redes sociales pueden ser el escenario de divertidos desafíos virales. El año pasado, el “#TenYearChallenge” nos permitió comparar cómo se veían los famosos hace diez años y cómo lo hacen ahora. Más recientemente, el “#DollyPartonChallenge” desafió a los usuarios a mostrar con humor las imágenes que utilizan para Tinder, Facebook, Instagram y Linkedin.

Pero algunos de estos desafíos pueden ser muy peligrosos. Hace poco, el #OutletChallenge que se popularizó en TikTok (una red social utilizado principalmente por adolescentes y niños), invitaba introducir una moneda entre el enchufe y un transformador, para que hiciera cortocircuito.

Ahora, esta plataforma volvió a ser motivo de polémica. Mollie O’Brien, oriunda de la ciudad de Ontario, decidió grabarse mientras se metía un instrumento en la boca. Sus cachetes se veían estirados al límite y con cada respiración, sonaban notas musicales. La joven canadiense posteó el video con la música “Just did a bad thing” (o “Acabo de hacer algo malo”), de Bill Wurtz, mientras escribía: “Bueno, me metí una armónica entera en la boca y ahora está atorada”.

La “broma”, que -según ella- comenzó para divertir a su primo, casi termina en tragedia. Cuando intentó remover el objeto, notó que era imposible. Entonces, entró en desesperación.

Mollie tuvo que acudir a su madre, quien la llevó directamente a una guardia. Un dentista logró salvarla, utilizando un instrumento con el que mantiene abierta la boca de los pacientes en cirugía.

“Cada vez que respiraba fuerte, porque tenía ataques de pánico, emitía un sonido distinto”, indicó Mollie posteriormente en entrevistas. Su mamá admitió que tenía ganas de “matarla”. Pero, sobre, se sorprendió de “haber criado a una niña tan extraña“.




Comentarios