La conductora volvió con polémicas declaraciones contra la identidad autopercibida, el aborto y la educación sexual.


En 2018, la exvedette Gisela Barreto recuperó notoriedad. Esto se debió a su conversión religiosa y a polémicas declaraciones en su programa La fe mueve montañas, así como en distintas entrevistas.

En estos espacios, Barreto equiparó lo que llamó “ideología de genero” con el “abuso de menores”; afirmó que la legalización del aborto “abre las celdas del infierno”; y utilizó un dudosa metáfora para referirse a los “peligros” del sexo anal, que se volvió viral.

Gisela Barreto.

Ahora, la conductora volvió a ser noticia por criticar la identidad autopercibida de las personas y la ley de Educación Sexual Integral, sancionada en nuestro país en 2006.

“Cuando un niño juega a ser pájaro no decimos que se percibe pájaro”, aseveró Barreto. Fue en una entrevista radial con El Show del Espectáculo, donde insistió en que los padres y los colegios “son los responsables de que haya niños y adolescentes transexuales”.

Además planteó que si un hijo suyo quisiera ser trans, le preguntaría: “¿Qué te pasa?”. “Estamos transformando las escuelas en corruptores oficiales, en donde los niños son adoctrinados en su vida afectiva y sexual”, continuó.

“Barreto dijo estar en pareja “con la Iglesia y con Dios”. Y aclaró que solo planea ser madre, “si es el destino y la voluntad de Dios”, ya que hoy está “entregada a servirlo a él”.

“El niño es una esponja y si lo adoctrinás con una ideología va a aprender eso. A vos cuando te enseñaron que no toques el cuchillo porque te lastima, no lo tomabas”, reflexionó, sin dejar de mencionar que “todo lo que es natural da un resultado bueno y todo lo que es contra natura es nefasto“. No es la primera vez que utiliza esa metáfora.

La comunidacadora, de 52 años, agregó: “El niño imita lo que ve, sigue lo que ve”. Tampoco se privó de hablar en contra de la interrupción legal del embarazo, atribuyéndole traumas físicos, psicológicos, hormonales y hasta cáncer de mama, problemas cardiovasculares, anorexia y bulimia.

Hay que recordar que en Argentina existe una Ley de Identidad de Género de Argentina (la N° 26.743), que permite que las personas trans (travestis, transexuales y transgéneros) sean inscritas en sus documentos personales con el nombre y el género de elección. Esta ley, sancionada en 2012, también incluye a los tratamientos médicos de adecuación a la expresión de género en el Programa Médico Obligatorio.




Comentarios