El presidente filipino vetó el ingreso de todos los viajeros no filipinos llegados de China.


Filipinas anunció la primera muerte causada por coronavirus fuera de China. Un hombre chino de Wuhan fue ingresado el 25 de enero en un hospital con fiebre, tos y dolor de garganta, según el Departamento Filipino de Salud. Este paciente desarrolló una grave neumonía antes de fallecer.

La acompañante del hombre, de 38 años y también procedente de Wuhan, dio positivo en el virus y seguía aislada en un hospital de Manila. 

El presidente, Rodrigo Duterte, aprobó un veto temporal a todos los viajeros no filipinos llegados de China y sus territorios semiautónomos. Estados Unidos, Japón, Singapur y Australia impusieron restricciones similares pese a las críticas de China y a una opinión de la Organización Mundial de la Salud, que consideró que perjudicaban de forma innecesaria el comercio y los viajes internacionales.

Las estadísticas de la Comisión Nacional de Salud de China muestran un incremento de 45 en la cifra de fallecimientos y de 2.590 en la de infectados para un total de 14.380 casos, muy por arriba del número de personas infectadas en el brote de 2002-2003 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS por sus siglas en inglés) que inició en China antes de propagarse a nivel mundial.

El coronavirus produjo una nueva crisis para el presidente chino Xi Jinping, después de los meses de protestas antigubernamentales en la ciudad china semiautónoma de Hong Kong, la reelección del presidente separatista de Taiwán y las críticas por las violaciones a los derechos humanos en Xinjiang, un territorio noroccidental tradicionalmente musulmán. En lo económico, Xi enfrenta un crecimiento drásticamente lento a nivel nacional mientras que la guerra de aranceles con Estados Unidos sigue sin resolverse en su mayoría.




Comentarios