El griego descargó toda su furia contra el banco de suplentes tras perder el primer set ante Nick Kyrgios.


El tenista griego Stefanos Tsitsipas protagonizó una atípica situación en la ATP Cup que llamó la atención de los espectadores en Australia.

Por la segunda fecha del Grupo F, Tsitsipas se enfrentó al australiano Nick Kyrgios. Y tras perder el primer set por 7-6(7), desató toda su furia contra el banco de suplentes: comenzó a destrozar todo lo que estaba a su paso con su raqueta y golpeó accidentalmente a su padre (Apostolos, capitán del equipo griego).

Tras esto, Apostolos se mostró dolorido y se enojó por el incidente, por lo que se marchó del lugar y dejó solo al tenista.

Y como si algo faltara, luego apareció en escena la madre de Tsitsipas, Julia Apostoli, que le recriminó el accionar a su hijo.

Tsitsipas terminó perdiendo el encuentro ante el jugador de Canberra por 7-6(7), 6-7(3) y 7-6(5) en dos horas y media de juego.




Comentarios