Cuestionó que el tribunal no permita que su declaración sea transmitida en vivo y apuntó a los medios.


Cristina Fernández de Kirchner prestará declaración en el juicio que la investiga por presunto direccionamiento de los contratos de obra pública vial. A un día de su presentación, definió la causa en su contra como el “caso paradigmático de lawfare (guerra jurídica) en la Argentina”.

La vicepresidenta electa denunció “la articulación de los medios de comunicación hegemónicos y el aparato judicial con el objetivo de demonizar y destruir a los líderes de los gobiernos populares” a través de una serie de mensajes en su cuenta de Twitter.

Las mentiras, difamaciones y descalificaciones sobre mi persona fueron planificadamente publicadas y televisadas en vivo y en directo, desde las denuncias de diputados y dirigentes opositores, pasando por la filtración anticipada de las resoluciones de Julián Ercolini -el juez mutante de instrucción-“, escribió la expresidenta sobre la causa.

Además, Fernández de Kirchner cuestionó al tribunal porque “deniega la transmisión en vivo de mi declaración como acusada, que no es otra cosa que mi principal acto de defensa, cuando impulsó y votó la transmisión en vivo de otros juicios orales”.

La indagatoria está programada para las 9.30 ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 2, presidido por los jueces Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu, en los tribunales de Comodoro Py.




Comentarios