La ministra se refirió al informe del Indec y a la crisis económica. También, estuvo presente Dante Sica.


La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, se refirió a la cifra de la pobreza del primer semestre de este año que brindó este lunes el Indec, que alcanzó el 35,4 por ciento, y aseguró que “es una realidad que duele”.

Nos obliga y nos hace redoblar esfuerzos, nos genera que reducir la pobreza siga siendo una prioridad para nuestro gobierno”, dijo Stanley en conferencia de prensa sobre el informe que también arrojó que hay un un 5,5% de hogares indigentes, que incluyen el 7,7% de las personas.

Y agregó: “Sabemos que las familias argentinas vienen sufriendo las situaciones económicas, por eso hemos tomado medidas de alivio, mientras se trabaja en medidas de fondo”.

“Los resultados no son los que esperábamos. Se vio afectado el índice por las distintas devaluaciones y crisis económicas que fuimos sufriendo. Durante estos años nos nos quedamos con la pobreza por ingreso, trabajamos en lo estructural, que permite salir de la pobreza“, manifestó la ministra.

Stanley estuvo acompañada por el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, quien destacó que los índices de pobreza están “asociados al trabajo informal”. En ese sentido, se lamentó con no poder “avanzar” con medidas al respecto.

En el primer semestre, el porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza subió al 25,4%, donde vive el 35,4% de las personas, tras saltar 8,1 puntos porcentuales en la comparación interanual.

En el primer semestre del año pasado, la pobreza afectaba al 19,6% de los hogares de la Argentina, donde vive el 27,3% de la población total. Dentro de esa muestra, el 3,8% de hogares eran indigentes, alcanzando al 4,9% de las personas.

En el segundo semestre de 2018, ya con la crisis económica instalada, la situación empeoró: el porcentaje de personas bajo la línea de la pobreza saltó al 32%. Dentro de este conjunto, 6,7% presentaba condición de indigencia, es decir, no tenía la comida asegurada




Comentarios